Las cámaras capturaron el momento, pero la persona a cargo de vigilar las imágenes aquel sábado por la noche no intervino y el progama pidió a la concursante que no hiciese pública la situación.

La Fiscalía Provincial de Madrid ha solicitado solicita dos años y seis meses de prisión para José María López Pérez, ex concursante del programa de televisión “Gran Hermano Revolution”, por abusar sexualmente de otra concursante, Carlota Prado, que estaba en estado de embriaguez.

El representante del Ministerio Público reclama al acusado una indemnización de 6.000 euros por los daños morales causados a la víctima, idéntica cantidad que a la productora del programa por los daños ocasionados a raíz de la exhibición a la perjudicada de las imágenes grabadas.

Carlota Prado participó en el concurso de Gran Hermano en 2017, cuando tenía 24 años. Un día que había bebido y perdido la consciencia, José María López, otro concursante, que estaba con ella en la cama, supuestamente y a la espera de que el caso sea juzgado, abusó de ella.

Las cámaras capturaron el momento, pero la persona a cargo de vigilar las imágenes aquel sábado por la noche no intervino. Al día siguiente, la productora de Gran Hermano, Zeppelin de TV, decidió expulsar a José María e informar a Carlota de lo sucedido de la peor forma posible. Sin un psicólogo y mostrándole la grabación del supuesto abuso en una sala a su vez llena de cámaras, las cuales capturaron su desesperada reacción.

Carlota demandó a José María, pero no a Zeppelin TV ni a Telecinco. El juicio sigue pendiente de fecha. Sin embargo, El Confidencial publicó en noviembre el vídeo en el que Carlota ve las imágenes del supuesto abuso.