La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado procesar al empresario Juan Muñoz, marido de Ana Rosa Quintana, al hermano de éste, al excomisario José Villarejo y así hasta un total de 14 personas implicadas en la pieza del caso Tándem llamada Pintor, en la que se investiga si contrataron al expolicía para cobrar una deuda, según informa la agencia EFE.

La Fiscalía pide que se procese además de a Villarejo, Juan Muñoz y su hermano Fernando, sus respectivos abogados, Ricardo Álvarez-Ossorio y José Luis García González; el hijo de Villarejo; su socio, Rafael Redondo y al excomisario Antonio Bonilla.

También pretende formular acusación contra el subinspector de Policía Javier Fernández Pérez, el policía José Manuel González Escobar y la detective privada Elisa Gabán, entre otros.

En esta pieza se investiga si Juan Muñoz y su hermano Fernando contrataron los servicios de José Manuel Villarejo para cobrar una deuda que les debía un cliente del exjuez Francisco Javier Urquía, que ejercía como abogado tras ser inhabilitado por prevaricación.

El objetivo fue el de extorsionar, no al deudor, sino a su abogado, al que supuestamente amenazaron con difundir un vídeo comprometedor en el que presuntamente aparecía con dos prostitutas consumiendo cocaína.

El comisario grababa todos los encuentros que mantenía y en uno de los vídeos encontrados en la investigación se oye a Villarejo decir a los hermanos, en referencia al ex juez: «El CNI lo grabó farlopeando y yo me voy a volver a hacer con esa grabación, que creo que la puedo localizar… y claro, no le interesa a él salir en algún medio o en YouTube con unas periquitas y pegándose un tirito».

Villarejo negó que la grabación del vídeo comprometedor se hubiera hecho por encargo suyo así como haber extorsionado a Urquía y denunció que las grabaciones en las que supuestamente comenta el vídeo junto a Muñoz están manipuladas.

Respecto a unos audios donde negocia la compra del vídeo con el marido de Ana Rosa, el excomisario dijo que estaban manipulados, que no reconocía su autenticidad y que negaba que la reunión que reflejaban se produjera.

Además se defendió diciendo que su papel en la trama sólo fue avisar al marido de Ana Rosa y ponerlo en contacto con las personas del CNI que grabaron el vídeo, reconociendo así que Muñoz quería el vídeo para la extorsión.

El exjuez declaró en septiembre de 2018 que no se sintió extorsionado y explicó que finalmente su cliente llegó a un acuerdo con los empresarios para pagar la deuda.

El comisario jubilado se encuentra en prisión provisional desde noviembre de 2017. La Fiscalía anticorrupción que ya ha dado por finalizada su investigación de las piezas denominadas Iron, sobre el presunto encargo de un despacho de abogados a Villarejo para investigar a un despacho rival y Land, en relación a la contratación del excomisario en el marco de la disputa por la herencia del promotor de la urbanización de lujo La Finca (Pozuelo de Alarcón, Madrid), dentro de la macrocausa Tándem, ha anunciado su intención de acusar a Villarejo de los delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos, tráfico de influencias y falsedad en documento mercantil, según una nota difundida a los medios de comunicación.