La doctrina Botín hace referencia una sentencia del Tribunal Supremo por la que el ya fallecido presidente del Banco Santander evitó ser juzgado. Según el fallo, nadie puede sentarse en el banquillo si solo actúa la acusación popular, pero ni el perjudicado directo del presunto delito, ni la Fiscalía ejercen la acusación.

El Ministerio Público no aprecia delito en la destrucción de los discos duros que contenían información de la caja B de la formación que preside Mariano Rajoy y recurre a la doctrina del Tribunal Supremo según la cual no se puede juzgar a quien solo es señalado por las acusaciones populares.

El Partido Popular ya había recurrido a la aplicación de la ‘doctrina Botín’ y ahora se suma la Fiscalía. El tribunal decidirá si cabe aplicarla o no, aunque también puede resolver al final de la vista.

La jueza Rosa María Freire atribuye un delito de encubrimiento y daños informáticos a la actual tesorera del partido, Carmen Navarro; a su director jurídico, Alberto Durán; y al jefe de informática José Manuel Moreno. Al PP no le puede atribuir encubrimiento porque es una persona jurídica, solo el delito de daños informáticos.

Deja un comentario