Una decena de personas, todas ellas empresarios y miembros de familias acaudaladas próximas al presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, han sido incluidas por la Fiscalía en la lista de ciudadanos a los que se les ha vetado salir del país, reveló hoy el diario local «Echourouk».

Entre los proscritos está el antiguo jefe de la patronal de empresarios argelinos (FCE), Ali Hadad, quien en la madrugada del domingo fue detenido por agentes de fronteras cuando trataba de cruzar a Túnez a través de un puesto terrestre.

También su hermano Omar y Mohamad Bairi, vicepresidente de la FCE.

Ali Hadad dimitió de su puesto hace dos semanas y dejo entrever que se sumaba al movimiento que desde el pasado 22 de febrero se manifiesta de forma masiva en las calles del país para exigir la renuncia de Bouteflika y la caída del círculo de poder que lo protege y maneja.

Junto a los hermanos Hadad aparecen igualmente en la lista tres miembros de la adinerada familia Kouninef, implicados en negocios de distinto sello desde la década de 1970 y a los que se considera mecenas de Bouteflika.

Asimismo están incluidos en la lista Mahieddine Tahkout, su hijo y dos de sus hermanos, miembros de una familia a la que informes de inteligencia internacional sitúan como los protectores económicos de Bouteflika en los años en que este debió huir al golfo Pérsico tras ser condenado por corrupción.

La lista forma parte de una investigación anunciada este lunes por la Fiscalía General del Estado contra la corrupción, endémica en el país, y la evasión de capitales al extranjero.

«De conformidad con el párrafo 3 del artículo 11 del Código de Procedimiento Penal, la Fiscalía de Argel informa de que se están llevando a cabo investigaciones preliminares por corrupción y transferencias ilegales de capital al extranjero», explicó la Fiscalía en un comunicado.

«En este contexto y por necesidad de las investigaciones, se tomaron medidas de precaución, como la prohibición de salir del territorio nacional a ciertas personas «, agregó.

La noticia se conoce apenas doce horas después de que la presidencia formara un nuevo Gobierno encabezado por el exministro de Interior Nooredin Bedaui -nuevo primer ministro- y el jefe del Ejército, Ahmed Gaïd Salah, que mantiene su cargo de viceministro de Defensa.

También llega entre crecientes rumores sobre la posibilidad de que el presidente del país, gravemente enfermo desde 2013, renuncie a su cargo para aplacar las masivas manifestaciones populares que se repiten en todo el país cada viernes desde el 22 de febrero para exigir el fin de su régimen.

La semana pasada, el propio Ahmed Gaïd Salah, uno de los apoyos más firmes del mandatario, sugirió como salida a la crisis la aplicación del artículo 102 de la Constitución, que permite inhabilitar al presidente por motivos de salud.

La propuesta fue rechaza el viernes en las calles, lo que llevó al general a redoblar su apuesta al insistir en la inhabilitación y denunciar una conspiración contra el Ejército por parte de «fuerzas anticonstitucionales», a las que no identificó.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario