Redacción

Según la denuncia de la Fundación CERMI Mujeres, las mujeres con discapacidad tienen “serias dificultades para litigar” por la “multitud de obstáculos” y debido a sentencias judiciales que no respetan la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

La fundación ha llegado a esta conclusión tras la realización de un estudio, del que es coautora la exdiputada socialista Laura Seara, que analiza sentencias firmes que tienen como sujeto activo o pasivo a una mujer o niña con discapacidad, dictadas entre 2008 y la actualidad, dado que el estudio ha tenido como columna vertebral la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Seara es experta en temas de discapacidad y género subraya que ha sido “muy difícil” encontrar sentencias para analizar, dado que las mujeres con discapacidad acceden muy poco a la justicia. “Litigan muy poco, en muchos casos, la propia incapacitación legal las deja fuera, y si actúan lo hacen a través de sus representantes legales o del Ministerio Fiscal”.

La exdiputada indica también que en los supuestos en los que no hay incapacitación legal, las mujeres con discapacidad “tampoco acceden en condiciones de igualdad” respecto a las mujeres sin discapacidad y a los hombres que sí tienen discapacidad. “Todavía hay carencias respecto a la información sobre sus derechos o al respaldo familiar. Existen pocos medios económicos y faltan los apoyos y ajustes adecuados en los procedimientos”, asevera Seara.

El informe revela que las barreras de acceso a la justicia se agudizan en el entorno rural y que las mujeres con discapacidad sufren en mayor medida las incapacitaciones jurídicas. Además, alerta de falta de medidas legales para acabar con las esterilizaciones y abortos forzosos.

Deja un comentario