Este miércoles se cumplieron 82 años del golpe de Estado franquista y la Fundación Francisco Franco ha usado la señalada fecha para hacer un llamamiento para lograr un nuevo alzamiento. “El 18 de julio de 1936 más de media España se alzó en armas para defender la integridad de nuestra Patria y las raíces cristianas de nuestra nación ante la inminente revolución comunista que amenazaba la propia existencia de España“, indica la fundación en un comunicado.

Hoy desde este minúsculo artículo llamo a un nuevo alzamiento, al alzamiento de nuestras familias, de ser siervo del que nos rodea“, clama la Fundación, que tambiénreivindica “un retorno a los grandes ideales”. Palabras por las que desde este medio llamamos a su inmediata ilegalización.

El texto carga contra Pedro Sánchez por anunciar la “inminente exhumación del Generalísimo Franco del Valle de los Caídos“. Pero también contra “los hombres y mujeres jóvenes que ni por asomo sufrieron jamás ningún tipo de privaciones por la sencilla razón de que son pequeños burgueses que ni siquiera habían nacido cuando murió Franco. Son personas, en muchos casos, incluso, herederos de sangre de otros que por aquellos tiempos estaban instalados cómodamente en el régimen“.

La Fundación busca apoyos para que uno de los grandes alzamientos en España se vuelva a respetar, valorar, restaurar la grandeza de nuestra patria, de nuestras familias, de nuestra fe, de la figura tan importante de un padre, de la figura tan esencial de una madre, de aquellos que sirven a nuestra nación de la manera que lo hicieran, de aquellos que dieron su vida por el futuro de una Nación que hoy más que nunca está necesitada de valientes“.

El vicepresidente de la Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica, Marco González, ha señalado que la recogida de firmas tiene como propósito “ilegalizar” las asociaciones que homenajean a dictadores y que “pisotearon” los derechos humanos de más de 114.000 personas que fueron “asesinadas” y “abandonadas” en cunetas.

La asociación ha denunciado que organizaciones que no respetan los límites de los Derechos Humanos sigan teniendo una protección especial por parte de las administraciones públicas, y disfrutar de “exenciones fiscales” que suponen una “subvención indirecta”.

 

Deja un comentario