La Fundación Gallega contra el Narcotráfico ha expresado su estupor y máxima preocupación ante la concesión de permisos penitenciarios a José Ramón Prado Bugallo, conocido como Sito Miñanco, uno de los narcotraficantes más conocidos de España.

En un comunicado, la fundación destaca la elevada posibilidad de fuga y reincidencia que presenta este narcotraficante convicto, quien tiene pendiente un juicio que podría resultar en una condena de 29 años de cárcel.

Los responsables de la fundación subrayan que Miñanco ya se ha fugado en ocasiones anteriores y que su última detención se produjo mientras estaba en tercer grado, aprovechando beneficios penitenciarios para continuar con actividades delictivas.

La fundación advierte que otorgar este tipo de permisos a grandes traficantes va en contra de la lucha contra el narcotráfico y solicita la revisión urgente de los criterios para la concesión de estas autorizaciones.

La Fundación Gallega contra el Narcotráfico denuncia "incomprensibles permisos penitenciarios" a Sito Miñanco
La Fundación Gallega contra el Narcotráfico denuncia «incomprensibles permisos penitenciarios» a Sito Miñanco

Enfatizando la necesidad de evitar nuevos permisos y reforzar la vigilancia, la fundación destaca que estas concesiones legales deben ser revisadas para evitar situaciones similares en el futuro. Aunque reconocen que la concesión de permisos obedece a derecho, instan a las autoridades a replantear los criterios para otorgar estas autorizaciones a grandes capos del narcotráfico.

La fundación señala que casos como el de Miñanco no son aislados y denuncia la frecuencia con la que estos delincuentes aprovechan permisos o libertad condicional para continuar con actividades ilícitas mientras esperan juicio.

Para concluir, subrayan la urgencia de agilizar los tiempos de la justicia para evitar que criminales de esta magnitud estén aún esperando juicio seis años después de su detención, un arresto que coincidió con la emisión de la serie televisiva «Fariña» basada en su historia y la de su generación.

DEJA UNA RESPUESTA