El edificio público ha amanecido con este cartel, con la leyenda «Libertad presos políticos y exiliados», en catalán e inglés, pero finalmente ha sido tapado por otro con el mismo texto y un lazo de color blanco con una franja roja.

La nueva pancarta, con el mismo diseño y tamaño que la anterior aunque un color diferente en el lazo, ha sido desplegada por varias personas desde el balcón del edificio.

Además, dos empleados municipales de limpieza han quitado de madrugada los lazos atados a las vallas que protegen la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, en la misma plaza Sant Jaume, pero poco después un activista ha colocado nuevos lazos.

En un informe, el síndic de Greuges, Rafael Ribó recomendó a Torra que se retiren los lazos y ‘esteladas’: «Fuera del periodo electoral y tras el periodo electoral, todo el mundo, también las autoridades públicas, deben tener la libertad de colgar esta simbología, pero durante el periodo electoral las autoridades públicas deben abstenerse de ello».