Lo ha anunciado este martes el conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, en declaraciones a los medios, tras reunir al Comitè Català d’Ajut Humanitari d’Emergència, que agrupa a las instituciones y entidades catalanas relevantes en el ámbito de la acción humanitaria.

En la reunión han participado 16 ONG, de las cuales la mayoría está trabajando sobre el terreno, y ha servido para coordinar las acciones de ayuda y para que la interlocución con la administración mozambiqueña «se concentre y se pueda canalizar en tan pocas voces como sea posible y de una manera tan rápida como sea posible».

Bosch ha afirmado que ante estas inundaciones el Govern «reaccionó rápidamente» a través de la Agència Catalana de Cooperación, que se desplazó al país africano para ofrecer ayuda al Gobierno de Mozambique y a las autoridades locales.

«Estamos haciendo todo lo posible», ha asegurado el conseller, que ha reivindicado que los 2,3 millones de euros suponen que la Generalitat se sitúe entre los países que más están ayudando a esta catástrofe.

Este dinero está destinado a los proyectos que tiene el Govern con varias ONGs para actuar en Mozambique por estas inundaciones y, además, ha explicado que la Generalitat tiene un convenio con la Oficina de Emergencias de Naciones Unidas, a través de la cual el Govern destinará 290.000 euros al país africano.

APORTACIONES DE CIUDADANOS

Ha señalado que la ayuda humanitaria más urgente debe dedicarse a la atención sanitaria para prevenir epidemias derivadas de las inundaciones, a acción rápida para reconstruir o habilitar edificios, carreteras y hospitales, y a la ayuda destinada a niños.

Bosch también ha llamado a la ciudadanía catalana a aportar alguna ayuda a «esta situación tan dramática» y ha insistido en que el Govern está haciendo todo lo que está en sus manos.