El edificio público ha amanecido con este cartel, con la leyenda ‘Llibertat presos polítics i exiliats. Free political prisoners and exiles’, pero finalmente ha sido descolgado y substituido por otro con el mismo texto y un lazo de color blanco con una franja roja.

Además, dos empleados municipales de limpieza han quitado de madrugada los lazos atados a las vallas que protegen la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, en la misma plaza Sant Jaume, pero poco después un activista ha colocado nuevos lazos.