En Estados Unidos hay entre 200 y 350 millones de armas en manos de la ciudadanía

La lacra de las armas de fuego continúa dejando un reguero de muertes en Estados Unidos sin que nadie ponga medios para limitar (o más bien, prohibir) su uso. Más de 38.000 personas han muerto en Estados Unidos por el uso de armas de fuego durante 2019. 14.970 murieron en homicidios, asesinatos, disparos intencionados y por uso defensivo

La organización sin ánimo de lucro Gun Violence Archive (GVA), que documenta los incidentes con armas de fuego en todo el país, indicó que al menos 38.730 personas fallecieron por disparos, de las que 14.970 fueron víctimas de homicidios, asesinatos, disparos intencionados y por uso defensivo, frente a los 14.789 muertos de 2018.

GVA define como «tiroteo colectivo» los sucesos en los que al menos cuatro personas resultaron heridas y como «matanza» en los que hubo al menos cuatro muertos: de acuerdo a sus estadísticas, en 2019 se produjeron 409 tiroteos colectivos y 30 matanzas en EE.UU.

A las 14.970 víctimas mortales de disparos intencionados o accidentales en 2019 se suman 23.760 muertes por suicidio con este tipo de armamento, según GVA, que el año pasado no reveló la cifra de suicidios con armas de fuego.

Hasta Nochebuena, un total de 207 menores de once años perdieron la vida y 473 resultaron heridos por armas de fuego, a los que se suman 762 adolescentes fallecidos, de entre 12 y 17 años de edad, y 2.253 con lesiones.

En EEUU hay entre 200 y 350 millones de armas en manos de la ciudadanía, por lo que hay víctimas mortales por disparos con armas de fuego en disputas familiares, crímenes pasionales, peleas entre pandillas, asaltos y robos…