Nacional

La gran mentira de Feijóo

El líder popular prometió no cogobernar con Vox, pero la traición a la democracia se fraguó en la primera oportunidad que tuvo

En un entorno político en constante cambio, los partidos a menudo se encuentran ante dilemas y desafíos que ponen a prueba su integridad y compromiso con los principios. Con la mirada puesta en la estabilidad gubernamental, se tiende a traspasar límites éticos y contradecir promesas previas. Este artículo analiza de manera crítica las recientes alianzas políticas en la Comunidad Valenciana y cómo el Partido Popular (PP) se ha desviado de su inicial resistencia a formar gobiernos con la extrema derecha

Al optar por una alianza rápida con Vox, el PP ha renunciado a sus compromisos anteriores, abriendo la puerta a interrogantes sobre la ética y la responsabilidad política.

LA GRAN MENTIRA

El pasado 5 de junio, el portavoz de campaña del PP, Borja Sémper, había manifestado la intención del partido de evitar coaliciones con Vox. Esta postura parecía resonar con la ética y la responsabilidad que, al menos en palabras, el partido decía defender. Sin embargo, en un breve lapso, el PP reveló un cambio drástico en su estrategia. A pesar de que el PP había expresado un fuerte deseo de gobernar en solitario en la Comunidad Valenciana, se alcanzó un acuerdo para formar un gobierno conjunto con Vox, con la única condición de que el candidato de Vox, con un historial de violencia doméstica, no participara en el gobierno. Esto plantea preguntas sobre la consistencia y credibilidad de las declaraciones del PP y su compromiso con los principios éticos.

El costo de tal alianza no solo recae en la credibilidad del PP, sino también en la integridad del proceso democrático

El hecho de que el PP haya decidido acelerar los acuerdos con Vox plantea preocupaciones sobre las razones subyacentes y la dinámica política detrás de esta decisión. Al optar por una alianza rápida con Vox, el PP ha renunciado a sus compromisos anteriores, abriendo la puerta a interrogantes sobre la ética y la responsabilidad política.

EL COSTO DE LAS ALIANZAS POLÍTICAS Y EL DESAFÍO DE LA RESPONSABILIDAD ÉTICA

En política, la formación de coaliciones es a menudo una necesidad pragmática. Sin embargo, esto no exime a los partidos de su responsabilidad ética de mantenerse fieles a sus principios y asegurar que cualquier coalición se forme sobre la base de valores compartidos y el bienestar de la sociedad.

En el caso del PP y Vox, la velocidad de la alianza y la falta de transparencia en el proceso negocial sugieren que el pragmatismo político pudo haber eclipsado la ética y la responsabilidad. El costo de tal alianza no solo recae en la credibilidad del PP, sino también en la integridad del proceso democrático.

Es imperativo que los partidos políticos comprendan que sus decisiones tienen consecuencias más allá de las ganancias políticas inmediatas. Al formar coaliciones sin un escrutinio cuidadoso y sin adherirse a los principios éticos, se socava la confianza del público en las instituciones democráticas.

Los votantes confían en los partidos políticos para que actúen de acuerdo con los valores y principios que proclaman

Además, el caso específico de la Comunidad Valenciana se torna aún más crítico al considerar que Vox no cedió en cuanto a la inclusión de un candidato con antecedentes de violencia doméstica, sino que simplemente reubicó a esta figura en otro cargo. Esto plantea preguntas sobre la voluntad del PP de comprometerse con un partido que, aparentemente, no considera que tales antecedentes sean un obstáculo para la representación pública.

El PP debe ser consciente de que al formar una alianza con un partido cuyos valores y acciones pueden estar en desacuerdo con los principios éticos y democráticos, se asume un riesgo significativo de socavar su propia credibilidad y legitimidad. Los votantes confían en los partidos políticos para que actúen de acuerdo con los valores y principios que proclaman, y cualquier desviación de estos compromisos puede tener repercusiones duraderas.

Es esencial que la sociedad se mantenga vigilante y crítica ante los movimientos de los partidos políticos, y exija responsabilidad y consistencia en sus acciones

Es vital que los partidos políticos, en su búsqueda de poder y estabilidad, no descuiden la importancia de mantener un enfoque ético en la toma de decisiones. Esto incluye ser transparente en sus intenciones y acciones, y ser consecuente en la adhesión a los valores y principios proclamados.

Por otro lado, este análisis también debe llevarnos a reflexionar sobre el papel de los medios de comunicación y la sociedad civil en mantener a los partidos políticos responsables de sus acciones. La ciudadanía debe estar informada y ser crítica en relación a las alianzas y acuerdos políticos, y exigir transparencia y responsabilidad.

¿HACIA DÓNDE NOS LLEVA LAS MENTIRAS POLÍTICAS?

Lo ocurrido en la Comunidad Valenciana no es un incidente aislado, y se enmarca en una tendencia más amplia de flexibilización de los principios éticos en la política contemporánea. Es necesario que los partidos políticos se sometan a un escrutinio riguroso y evalúen las consecuencias a largo plazo de sus decisiones.

Los ciudadanos y los medios de comunicación desempeñan un papel fundamental en este proceso. Es esencial que la sociedad se mantenga vigilante y crítica ante los movimientos de los partidos políticos, y exija responsabilidad y consistencia en sus acciones.

En última instancia, el fortalecimiento de la democracia requiere un compromiso continuo con la ética, la transparencia y la responsabilidad. Los partidos políticos deben recordar que están al servicio de la ciudadanía y que sus acciones deben reflejar los valores y principios que definen una sociedad justa y equitativa.

Asimismo, es imperativo que los partidos políticos comprendan la importancia de preservar la integridad del proceso democrático, y que cualquier concesión en este frente puede tener un costo significativo no solo para su propia legitimidad, sino para la salud y el futuro de la democracia en su conjunto.

Javier F. Ferrero

Director de Contrainformacion.es. Fundador y director de Nueva Revolución. Gestor en Spanish Revolution. Asesor externo en redes de Publico.es.

Ver comentarios

  • Creo y cada vez estoy más convencido que este país es un país de derechas, y de cambias chaquetas que no tienen ideología, por lo tanto la derecha no tiene ideología.Liberales de donde viene esa palabra,del principio de la izquierda Viendo la fisonomía y la forman que hablan, es una cuestión genética,una conclusión que he llegado, algunos les da igual que su bolsillo esté más vacío con tal que los pobres no levante cabeza.Una prueba va a ser cuando los pensionistas habia tenido una subida como la que han tenido este año 2023.Los votantes de la derecha no miran de que lado está el deber sino de que lado se jode más.

Entradas recientes

A las puertas del matadero de sueca

Si hay un lugar escalofriante y oculto, son los mataderos que cada día acaban con…

1 día hace

Libres y Combativas presenta querella contra Vito Quiles y Javier Negre por denigrar a una activista con diversidad funcional

Libres y Combativas hace un llamado a la sociedad para apoyar su lucha y demostrar…

3 días hace

La historia nos juzgará a todos por lo que están soportando las niñas y niños en Palestina

La situación en el norte de la Franja sigue siendo desesperada y ya han muerto…

3 días hace

El balbuceo final del fascismo judío

La operación israelí “Espada de Hierro” aparece ante todos como lo que realmente es, una pantalla que camufla…

3 días hace

Racismo al límite: Texas gana a Biden la batalla por el control de su frontera con México

El Tribunal Supremo de EE.UU. emitió el 19 de marzo de 2024 un dictamen según el…

3 días hace

Vídeo | Ayuso y ‘Los trumpismos’, con Marina Lobo y Miguel Urbán

Urbán argumenta que estamos frente a una crisis del capitalismo que genera miedo y desestabilización,…

3 días hace