En el debate del estado de la nación la derecha cargaba contra la nueva Ley de Memoria Democrática, volviendo a usar el comodín de ETA.

Por su parte, Aizpurua, ha trasladado en nombre de su formación política su “compromiso sincero con el reconocimiento y reparación de todas las víctimas, absolutamente de todas, y no olvidamos a ninguna de ellas”.

“Sentimos su dolor [el de las víctimas] y desde ese sentimiento sincero afirmamos que el mismo nunca debió haberse producido. Que a nadie puede satisfacer que todo aquello sucediera ni se hubiera prolongado en el tiempo”, afirmabaAizpurua.

Ha señalado también la diputada que “desgraciadamente, el pasado no tiene remedio” y que “nada de lo que digamos puede deshacer el daño causado, pero estamos convencidos de que es posible, al menos, aliviarlo desde el respeto, la consideración y la memoria de todas las víctimas”. “Queremos decirles de corazón que sentimos enormemente el sufrimiento causado”.

A estas palabras ha respondido en Twitter Rosa Lluch, hija del diputado del PSC Ernest Lluch, asesinado por ETA en el año 2000:

DEJA UNA RESPUESTA