La Hostelería española se ha visto mucho más afectada por la pandemia de la COVID-19 que los demás sectores productivos. A finales del mes de julio el descenso en la afiliación a la Seguridad Social era del 14,61% (-265.072 trabajadores/as) sumando un total de 1.549.762 afiliados/as. El Régimen General superaba el 17,5% de descenso, afectando a un total de 259.961 personas afiliadas. A ello hay que sumarle otras 423.617 personas que todavía están incluidas en los ERTEs a 31/07, 69.482 CIFs en ERTEs de Fuerza Mayor y solo 837 en ERTEs ETOP, por lo que hay casi 700.000 personas menos trabajando que el año pasado en este sector.

Baleares, con el 29,20% de descenso de afiliación (-46.272 personas) encabeza este ranking negativo, seguida de Catalunya con un descenso del 17,20%, aunque supera a Baleares en términos absolutos con una bajada de afiliación de 52.766 personas. El tercer territorio en bajada en términos relativos es Andalucía, 14,89%, aunque se sitúa segunda en términos absolutos con un descenso de afiliación de 46.954 personas. Le siguen la Comunidad Valenciana con 29.048 personas menos y Madrid con una bajada de afiliación de 21.810 personas (se adjunta cuadro).Las perspectivas turísticas para los próximos meses de Agosto y Septiembre son de muchas incertidumbres y pocas certezas, ya que todo va a depender de como vaya la evolución del coronavirus en los principales países emisores que aportan más turismo internacional como Reino Unido, Alemania, Francia o Italia y también de la evolución de los rebrotes en España.

Hasta el mes de julio se han abierto solamente una parte de los Hoteles en España, sobre todo del principal segmento como es el de Sol y Playa, con poca ocupación, principalmente de turistas nacionales. Hay que tener en cuenta que hasta primeros de julio todas las fronteras estaban cerradas y después vino la cuarenta de muchos países de Europa empezando por Reino Unido por los rebrotes de la Pandemia en los que también se han visto inmersos muchos destinos turísticos españoles. Los Hoteles urbanos de las principales capitales de España como Madrid, Barcelona o Sevilla apenas han abierto y, aunque estaba previsto abrirlos en el mes de septiembre si la evolución de la pandemia iba bien, dada la situación actual posiblemente no lo hagan.

A todas las incertidumbres y dudas sobre la coyuntura turística del verano del 2020 hay que sumarle que la desescalada de los establecimientos en la Hostelería española no está siendo muy pacifica. Primero, porque una parte importante de las empresas se están resistiendo a cumplir con los Protocolos de Seguridad que, tras mucho esfuerzo y trabajo, se han consensuado entre las Administraciones y los agentes sociales y económicos del sector turístico. Por ello, CCOO viene haciendo un llamamiento a la responsabilidad de todos para que la actividad en el sector se reinicie con garantía y seguridad, no solamente para la plantilla, sino también para la clientela, ya que es fundamental para el desarrollo económico del país y para el empleo. El Sindicato está implicado a fondo en esta cuestión porque si no hay seguridad y garantía de salud no hay negocio ni ocio, ni turistas que visiten España.

Los ERTEs

Otra de las problemáticas del sector es la reincorporación a los centros de trabajos de los trabajadores que se encontraban afectados por un ERTE, ya que ha habido muchas empresas que han desafectado a los trabajadores y trabajadoras en un número inferior al necesario para garantizar un buen servicio de calidad a la clientela. El sindicato destaca que, en estos momentos tan críticos y con tanta competencia de otros países, es más necesario que nunca distinguirse por la calidad y el servicio y que la clientela se haga eco de las eficaces medidas de seguridad y salud que se llevan a cabo en los establecimientos.

En definitiva, el personal que se está incorporando de los ERTEs es tan insuficiente que provoca que no se cumplan las normas básicas en cuanto a descansos, rotaciones de turnos etc. y que realicen horas extras, no solamente por el personal que es desafectado a jornada completa, sino también por el que es desafectado a media jornada y trabaja la jornada completa, constituyendo esto un fraude de una gran gravedad e un incumplimiento del artículo 1.3 del Real Decreto-ley 24/2020.

Desde CCOO han llevado a cabo denuncias antes la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (INSST), para que intensifique las inspecciones y atienda las denuncias interpuestas con rapidez para detectar y sancionar el fraude en los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), así como que actúe en todo lo relativo al artículo 34.9 del vigente Estatuto de los Trabajadores en materia de registro de jornada. En ese sentido, el sindicato solicita también que se lleven a cabo las actuaciones que procedan en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

Por último, en la futura negociación de cara a la prórroga de los ERTES, CCOO va a plantear que se dé una solución a la rebaja del importe de las prestaciones de 70% a 50% por aplicación del segundo tramo después de los seis meses, que no se produciría si en vez de prórroga fuera un nuevo ERTE ETOP. También, que se prolonguen las prestaciones o subsidios por el desempleo para el colectivo de trabajadores fijos discontinuos, muchos de los cuales este año no se han llegado a reincorporar a sus puestos de trabajo.

Coyuntura turística hotelera

En cuanto a la coyuntura turística, como no podía ser de otra forma, los datos son desoladores, y a finales del mes de julio hubo un descenso del 67,68% en visitantes y del 71,14% en pernoctaciones con respecto al mismo período del año anterior. Hay casi 42 millones menos de visitantes y 137 millones menos de pernoctaciones. Los establecimientos se han reducido en un 47%; el número de plazas, en más de un 55% y el empleo ha retrocedido más del 60%.