La titular del juzgado de instrucción número 8 de Barcelona sentenció esta semana que el antiguo Hotel Buenos Aires en Vallvidrera, Barcelona, ocupado por colectivos vecinales del barrio desde marzo, deberá desalojarse después de que la Congregación y el fondo London Private Company denunciaran a dos de las activistas.

En sus inicios, la Buenos Aires fue un hotel. Durante más de un siglo residencia de estudiantes de la Universitat de Barcelona. En la Guerra Civil se convirtió en refugio para enfermos y todo aquel que huía del terror. En su última época, hasta 2012, fue la residencia para personas mayores Llar Betània, propiedad de la congregación Padres Paúles, que había comprado el edificio en 1960 y ahora decide venderlo a un fondo de inversión por una diferencia de 500 000 euros.

En 2012, el edificio necesitaba unas reformas que la Congregación decidió que no podía asumir y la Casa quedó vacía a excepción de la celebración de alguna comunión. En 2017 un grupo de vecinos decide retomar el sueño y hace, a través de Sostre Cívic, una cooperativa de vivienda, una oferta de compra a los Padres Paúles. 2,5 millones de euros para convertir la Buenos Aires en un proyecto de cohabitatge sénior, es decir, para personas mayores de 55 años.

Los Paúles tienen 57 propiedades repartidas por todo el Estado español, según su página web misionerospaules.org, sin embargo, no aceptaron la oferta de los vecinos del barrio. Prefirieron venderlo a gente a quien no le importa los vecinos para construir un hotel en uno de los pocos barrios a los que no afecta la moratoria que prohíbe que proliferen más en el centro.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario