Borrador automático

El Papa viajará antes de que termine el año a Japón y a tres países africanos: Mozambique, Islas Mauricio y Madagascar y en los últimos tiempos lo hizo a Myanmar, Bangladés, Kenia, Uganda y Filipinas. Estos viajes del Papa no son casuales. China y gran parte del África subsahariana son ahora objetivos estratégicos para la Iglesia donde intenta compensar la hemorragia que sufre en Europa o América debido a los casos de pederastia descubiertos a miembros del clero.

En una población mundial de 7.408 millones, los católicos bautizados son 1.313 millones (el 17,7%). El 48,5% están en América, el 21,8% en Europa, el 17,8% en África, el 11,1% en Asia y el 0,8% en Oceanía. La población católica creció porque se contabiliza a través de los bautizos y no de la práctica religiosa y porque el aumento de la esperanza de vida contribuye a un mayor volumen de la cifra total de bautizados. Entre 2010 y 2017 el crecimiento total de la iglesia católica es del 9,8%. En Europa el crecimiento es del 0,3%, en América del 8,8%, en Asia del 12,2% y en África del 26,1%.

Mientras en Polonia el catolicismo resiste mejor la caída, los escándalos de pedofilia tuvieron mucha incidencia en países como Irlanda, aunque la plaga de abusos a menores tuvo mayor impacto en EE UU y Latinoamérica.

Estos casos de pedofilia en la iglesia han sido documentados y denunciados ante las autoridades civiles de varios países, resultando en la persecución de los pederastas y demandas civiles contra las diócesis de la Iglesia católica. Muchos de los casos salen a la luz pública varias décadas después de los hechos. Las demandas ante las autoridades han sido hechas también contra la jerarquía católica, quien en muchas ocasiones obstaculiza las investigaciones, además de no reportar y de hecho encubrir a los sacerdotes pederastas, trasladándolos de las parroquias para evitar su detención y juicio.

Estos son los casos más destacados de pederastia de la iglesia católica en latinoamérica y Estados Unidos:

Casos de pederastia en Latinoamérica

Argentina

La Iglesia argentina ha tenido entre 2004 y 2009 al menos cuatro sacerdotes condenados por abuso de menores.

El sacerdote Luis Sierra fue condenado en noviembre de 2004 a ocho años de prisión por abusar sexualmente de tres monaguillos que asistían como alumnos a un colegio religioso de Claypole, donde él enseñaba.

En noviembre de 2007, la Justicia condenó al sacerdote Mario Napoleón Sasso a 17 años de prisión porque consideró que había abusado sexualmente de un grupo de niñas de entre 11 y 14 años que concurrían al comedor comunitario que estaba a su cargo en la localidad de Pilar.

En junio de 2009 fue condenado el padre Julio César Grassi, fundador de la Fundación Felices los Niños, a 15 años de cárcel por abuso sexual y corrupción de menores agravada,​ pero no fue preso. A pesar de que la condena fue confirmada en septiembre de 2010 por el tribunal de Casación, continuó libre viviendo en la Fundación y dando misa hasta diciembre de 2013 que fue encarcelado y cumple condena en el pabellón 6 de la Unidad Penitenciaria Nº 41 de Campana, provincia de Buenos Aires a la espera de que se evalúe la posible incorporación más testimonios a la causa que podrían aumentar la pena. Cuando queda preso el obispado decide iniciarle un juicio canónico.

Chile

En octubre de 2002, tras denuncias periodísticas sobre abusos sexuales a niños y a jóvenes que se habrían extendido por más de diez años, el arzobispo emérito de La Serena, Francisco José Cox, renunció a toda actividad pastoral.​ El 31 de octubre de 2002, el arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, anunció la salida del religioso por «conductas impropias» y su reclusión en un monasterio en Alemania. El 5 de noviembre de 2002, el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile pidió perdón a todos las personas dañadas.

En junio de 2003, José Andrés Aguirre Ovalle, más conocido como el «cura Tato», fue condenado en primera instancia a doce años de cárcel como autor de violación, abusos deshonestos reiterados y estupro contra nueve jóvenes entre 1998 y 2002.​ Sin embargo, a mediados de noviembre de 2012, su solicitud de rebaja de pena fue aceptada,​ por lo que fue liberado el 26 de ese mes, tras haber cumplido poco más de nueve años en prisión.​

En enero de 2010, una investigación desarrollada por el Ministerio Público acreditó que el entonces sacerdote de la iglesia de Melipilla, Ricardo Alberto Muñoz Quintero, explotó sexual y reiteradamente a cinco adolescentes, además de abusar de manera sexual de una de sus dos hijas cuando ejercía en Curacaví. Además, Muñoz está acusado de producir material pornográfico infantil, obtenido de los mismos ilícitos.

En febrero de 2011, tras una investigación de la Santa Sede, el expárroco de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, Fernando Karadima, fue declarado culpable de abuso sexual con violencia contra menores, por lo que fue sentenciado a una vida de penitencia y oración en absoluta reclusión.

En abril de 2011, la Conferencia Episcopal de Chile presentó un Protocolo ante denuncias contra clérigos por abusos de menores, y anunció la formación de un Consejo que se encargará de dirigir políticas de prevención de abusos sexuales y de ofrecer ayuda a las víctimas.

En mayo de 2018, los 34 obispos miembros de la Conferencia Episcopal de Chile presentaron su renuncia al Vaticano, convirtiéndose ésta en la «mayor consecuencia a la fecha del largo historial de abusos en la Iglesia católica».​ La renuncia se dio pocas semanas después de que el papa Francisco reconociera sus «errores graves de juicio»​ en relación con descalificación de los hechos relacionados con el obispo Juan Barros y su encubrimiento del caso Karadima.

Colombia

En el 2010 fue capturado el clérigo Luis Enrique Duque Valencia que recibió una condena de 18 años y 4 meses por violar a dos niños de siete y nueve años en el Líbano (Tolima). El clérigo había huido de la justicia por casi tres años.​ En julio de ese mismo año capturaron un sacerdote llamado William de Jesús Mazo Pérez, quien violó al menos tres menores de edad al oriente de Cali.​ En un programa periodístico del país se publicó un informe de un sacerdote que era representante de una fundación para niños, acusado de abuso sexual por parte de una profesora del la fundación, a varios menores de edad. Éste pesar de las denuncias, nunca fue procesado judicialmente, pero el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar le impidió seguir con la fundación. En este mismo informe se presenta a un sacerdote, vicerrector de un colegio del sur de Bogotá, sobre quien el programa tenía un vídeo en el cual éste abusaba sexualmente de un menor de edad practicándole sexo oral. El video fue grabado por alumnos del colegio quienes lo entregaron a un miembro de la policía nacional. Sin embargo, pese a estas denuncias el sacerdote solo fue trasladado a otra diosésis.​ El caso de este sacerdote que se pone al descubierto, es solo uno más de varios casos que se han presentado en Colombia.

Otro de los casos más sonados en Colombia, y como fue registrado al final de los créditos de la película Spotlight, fue el caso del Sacerdote capturado en Medellín por actos sexuales con menor de 13 años, el padre Víctor Manuel Torres González, de 40 años, oriundo de Santa Rosa de Viterbo, Boyacá, por hechos ocurridos el 12 de agosto de 2013, donde la víctima fue un menor 13 años.

En el 2011 el sacerdote Jairo Alzate Cardona fue condenado a 7 años de prisión por ser encontrado culpable por el delito de acceso carnal abusivo con menor agravado, los abusos del menor de 10 años sucedieron varias veces en el 2008 en la ciudad de Pereira.

Costa Rica

Diferentes escándalos de abuso sexual involucrando a miembros del clero católico se han hecho públicos en Costa Rica, pues más de diez sacerdotes han sido acusados formalmente.​ Sin embargo uno de los eventos más recientes y más dramáticos por su exposición mediática se dio en 2019 cuando acusaciones judiciales contra los sacerdotes Mauricio Víquez y Manuel Guevara​ llevaron incluso al allanamiento de las oficinas de la Conferencia Episcopal por parte del Organismo de Investigación Judicial el 7 de marzo de 2019.​ Víquez, quien fue portavoz de la propia Conferencia Episcopal y profesor en la Universidad de Costa Rica, fue dimitido del estado clerical por la Santa Sede y se encuentra fuera del país por lo que se elevó una orden internacional de captura en su contra.​ En el caso de Guevara, cura párroco de Santo Domingo de Heredia, fue arrestado por las autoridades.​ Otro sacerdote buscado por abuso sexual Jorge Arturo Morales Salazar fue arrestado por las autoridades judiciales mientras intentaba escapar por la fronte con Panamá y retenido con prisión preventiva.

Sin embargo otros casos notorios han sido:

El padre Minor Calvo, popular por su microprograma televisivo «Un encuentro con Cristo» y por ser director de la radio católica Radio María fue interpelado por presuntas relaciones sexuales con un menor de edad mientras estaba en un automóvil en el parque La Sabana de San José, aunque nunca fue condenado por estos hechos, se le condenó a prisión por enriquecimiento ilícito relacionado a la administración de Radio María.

Enrique Delgado, también figura mediática por su programa «La hora santa», fue condenado por violación y abuso sexual en perjuicio de tres menores.

El sacerdote Enrique Vázquez quien huye del país asistido económicamente por dinero de la Iglesia girados por el arzobispo de San Carlos Ángel Sancasimiro.

Ecuador

En los años 90, el sacerdote guatemalteco Juan Francisco Aragón Larrazábal quién era párroco en la Iglesia Nuestra Señora de Czestochowa en Guayaquil, fue encarcelado por violación sexual a tres menores de edad. El 23 de diciembre de 1991 fue asesinado con 19 puñaladas por el reo William Mantuano.

El Padre Luis Fernando Intriago Páez quién era párroco en la Iglesia Nuestra Señora de Czestochowa en Guayaquil entre 1996 y 2013, año en que le fue sesada sus funciones como sacerdote luego que fue acusado de abuso sexual y tortura a por lo menos diez menores de edad por medio de una práctica no reconocida por la Iglesia católica denominada la «Dinámica del Pecado», por lo que en 2013 el Arzobispo Antonio Arregui lo calificó de manipulador y fue suspendido de sus actividades de sacerdote. Intriago conoció en Lima al fundador del Movimiento de Vida Cristiana, Luis Fernando Figari, quien también es acusado por abusos sexuales a menores de edad en Perú, con el que formó una amistad y por el cual Intriago trajo la agrupación católica a Ecuador, misma que lideraba y se relacionaba con miles de jóvenes.​ Sin embargo este escándalo no era nada nuevo para el Padre Intriago, ya que desde el 2003 fue amonestado de manera no formal en repetidas ocasiones por la Congregación para la Doctrina de la Fe debido a su comportamiento homosexual activo.​ Las amonestaciones nuevamente se hicieron presentes en 2009 por el escándalo que provocaba en algunos fieles sus continuos encuentros nocturnos con jóvenes menores de edad. El caso saltó a la palestra pública el 8 de mayo de 2018, luego de que el medio GK City realizó una investigación de ocho meses y lo hizo público, poniendo en evidencia que la Fiscalía del Estado y la Arquidiócesis de Guayaquil no hicieran nada para agilitar el proceso e investigación, pese a que Intriago confesó haber tenido una actitud morbosa y reprochable.

El Padre Pedro Vicente García García, quien fue párroco de la Iglesia José Obrero, en el barrio Garay, centro de Guayaquil, fue acusado en 2013 de haber violado a 5 niñas que asistían a clases de catecismo, entre las cuales estaba una niña de 11 años quien era parte del coro de la iglesia.​ García huyó y fue declarado el más buscado por delitos sexuales, hasta que finalmente fue capturado en agosto de 2017 en Quito y declarado culpable en 2018, después de 5 años del suceso, además se sabe que al menos violó a 10 menores, pero las familias no han querido denunciar para no exponer a las menores.

Desde abril de 2018, tres personas han comparecido para hacer públicas sus denuncias de violación sexual en contra del sacerdote César Cordero Moscoso, rector fundador de la Universidad Católica de Cuenca, lo que despertó reacciones con respecto al acusado y también a la Universidad. Los tres denunciantes coinciden en que las violaciones ocurrieron hace más de 50 años.​ La posición oficial de la Universidad Católica de Cuenca es que el sacerdote es una persona natural y que desde el año 2013 ya no es rector de la institución, pero las autoridades afirmaron: “nos condolemos con él”.

Casos de pederastia en EE.UU.

En Estados Unidos algunas diócesis han tenido que pagar cuantiosas sumas en indemnizaciones a las víctimas. Según un estudio de la Junta Nacional de Revisión (National Review Board), un total de 4392 sacerdotes fueron acusados del abuso sexual de 10.667 menores entre 1950 y 2002. De ese total, aproximadamente 6700 casos presentaron suficientes pruebas, otros 3300 no fueron investigados porque los sacerdotes ya habían fallecido y otros 1000 no presentaron pruebas fiables para justificar una investigación, según un comunicado divulgado por la diócesis de Yakima, en el estado de Washington. «De más de 5000 sacerdotes que sirvieron en la archidiócesis de Los Ángeles entre 1930 y 2003, fueron acusados de abuso, según el Informe Oficial del Pueblo de Dios de la arquidiócesis de Los Ángeles, publicado en febrero de 2004. Del total de sacerdotes acusados 43 ya murieron, 54 ya no son sacerdotes y 16 permanecían en el ministerio. Del último grupo, en 12 casos no se encontraron pruebas suficientes para declarar abuso y solo cuatro han sido suspendidos y enfrentan juicios».

Uno de los informes indicó que los costes relacionados con estos problemas superaron los 570 millones de dólares en concepto de gastos legales, indemnizaciones, terapia para las víctimas y tratamiento para los infractores. Esa cifra no incluye los 85 millones de dólares que pagó la arquidiócesis de Boston para resolver algunas de las demandas presentadas por las víctimas. La arquidiócesis de Boston (Massachusetts), la cuarta diócesis católica más grande de EE.UU y en donde comenzó la avalancha de escándalos, anunció a finales de mayo de 2005 el cierre de 65 de las 357 parroquias de su jurisdicción.

Ante la avalancha de condenas, muchas de las cuales individúan a la Iglesia católica, la Liga Católica de los Estados Unidos argumenta que las estadísticas de abuso sexual en la misma son similares a las que existen en otras instituciones: por ejemplo, en las escuelas públicas de ese país, se calcula que un 5 % de todos los profesores son responsables de abusar sexualmente un 15 % del número total de estudiantes.​ En una encuesta oficial realizada en el 2003 se reveló que un 6,7 % de los estudiantes de Estados Unidos habían padecido una mala conducta sexual por parte de su profesor, que incluso llegaba al punto del contacto físico.​ Otro informe del Departamento de Educación de los Estados Unidos publicado en el 2004 encontró que entre el 3,5 % y 5,03 % de los estudiantes son objeto de conducta sexual inapropiada por parte de sus educadores en algún momento durante su carrera estudiantil. Se descubrió que los profesores, entrenadores y profesores sustitutos eran los que más incurrían en el delito.

Un estudio realizado, por investigadores del College John Jay de Justicia Criminal de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, que examinó las causas y el contexto de la crisis de abusos sexuales del clero en la Iglesia católica de EE.UU., concluyó que no había una sola causa o factor de predicción de abuso sexual por parte del clero católico. El informe añadió que los factores situacionales y la oportunidad de abusar desempeñaron un papel importante en el inicio y continuación de los actos abusivos. El estudio se realizó en cinco años y fue publicado en 2011. El aumento de la frecuencia de los abusos en los años 1960 y 1970 fue consistente con los patrones de desviación en la sociedad durante ese tiempo. Las influencias sociales se añadieron a las vulnerabilidades de los sacerdotes individuales cuya preparación para una vida de celibato era insuficiente en ese tiempo. Ni el celibato ni la homosexualidad fueron las causas de los abusos.

 

2 Comentarios

  1. Que lamentable el título que considera a esos continentes en la categoría del descarte y, además, desconoce la vida cristiana de tantos de esos países. Un articulo absolutamente eurocéntrico.
    Si estamos hablando de periodismo vaya a visitar varias comunidades católicas africanas, conozca su vida y formación y luego escriba un artículo.
    El Papa sabe que la Iglesia es Universal y por eso va al encuentro de todos, no solo de los que acaoaran los titulares en las noticias.

Deja un comentario