La Administración de Empresas es una carrera de vital importancia para la supervivencia de una compañía. Actualmente, disponer de un título oficial de un ciclo en trabajo de administración es imprescindible para conseguir una formación específica y de calidad para acceder a este tipo de trabajos. Son unos estudios muy relacionados con la economía y las finanzas, pero también con el marketing y la contabilidad.

Para residentes en la Comunidad de Madrid hay diferentes opciones formativas en este terreno y es imperativo seleccionar un instituto técnico que aporte un grado diferencial para llegar a destacar en un terreno tan competitivo.

La importancia de la administración está en que imparte efectividad a los esfuerzos humanos. Ayuda a obtener mejor personal, equipo, materiales, dinero y relaciones humanas. Se mantiene al frente de las condiciones cambiantes y proporciona previsión y creatividad. Mejorar es su consigna constante.

La administración en el tiempo

La importancia de la gestión y la administración viene de lejos. En la antigüedad, se pensaba que la administración era un arte, pues existía la creencia de que el hacer rendir los recursos era una habilidad, tomando en cuenta que el arte se define como «El logro de los resultados mediante la aplicación de las destrezas para alcanzar los objetivos deseados», por lo que se dice que la administración es una de las artes más creativas porque organiza y utiliza el talento humano.

Sin embargo, aunque se dice que administrar es un arte, el término se utiliza con más propiedad para referirse al conjunto de conocimientos (ciencia) que le sirve de fundamento. La administración se refiere al uso del conocimiento fundamental que proporciona la ciencia administrativa y su aplicación a una determinada situación concreta a partir del conocimiento, capacidad, habilidad y destrezas de los administradores en la perspectiva de obtener resultados prácticos.

El paradigma del proceso administrativo y de las áreas funcionales fue desarrollado por Henri Fayol (1916). Desde una perspectiva funcionalista se afirma que la función básica de la administración, como práctica, es la de seleccionar objetivos apropiados y dirigir a la organización hacia su logro. Esto implica definir la administración como un proceso que requiere de la ejecución de una serie de funciones. Fayol describió las actividades administrativas como compuestas por las funciones de planear, organizar, dirigir, coordinar y controlar.