La ingeniería de packaging avanza a gran velocidad, lo que ha abierto un abanico de oportunidades para las empresas, que están encontrando embalajes de bajo impacto medioambiental y perfectos para sus productos. Solo en los Estados Unidos, se utilizan alrededor de 70 millones de toneladas de papel y cartón cada año, según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA), lo que da una idea de lo importante que es usar material reciclado en el mundo empresarial.

Son muchos los puntos donde las empresas pueden poner su granito de arena. Uno de los más destacados es en el uso de papel y sobres de cartón reciclados. El papel reciclado reduce las emisiones de gases de efecto invernadero y la fibra reciclada es un recurso económico y sostenible para fabricar nuevos productos de papel.

El futuro de nuestro planeta pasa por una clara apuesta por el reciclaje y una correcta gestión de nuestros residuos. Además de ser necesario, las empresas recicladoras son una fuente de oportunidades para crear riqueza y empleo. Reciclar abarca mucho más que reducir la contaminación. La lista de beneficios es muy amplia, y se van añadiendo nuevas formas de mejorar nuestro planeta y conseguir ventajas.

Ventajas de usar material reciclado para el medio ambiente

Las ventajas de usar material reciclado son muchas, pero vamos a intentar resumirlo en cuatro:

Ahorra energía y agua

En comparación con la producción de nuevos productos de papel a partir de árboles, la fabricación de pulpa de papel reciclada requiere menos energía y agua. Reciclar una tonelada de papel puede ahorrar energía equivalente a la energía necesaria para alimentar un hogar mediano durante seis meses y ahorrar unos 25.000 litros de agua. La conversión de papel reciclado en nuevos productos de papel puede ahorrar energía y agua al reducir el número de pasos y procesos intensivos.

Reduce los gases de efecto invernadero

El reciclaje de papel reduce el metano y el dióxido de carbono en la atmósfera. Cuando el papel se descompone anaeróbicamente en vertederos, produce el gas metano. El metano, un gas de efecto invernadero altamente potente, junto con el dióxido de carbono, contribuyen al cambio climático global. Los árboles absorben dióxido de carbono y cuando se talan para fabricar productos de papel, se libera más dióxido de carbono del que se absorbe. El procesamiento de madera para hacer pulpa de papel con energía basada en combustibles fósiles libera dióxido de carbono adicional. Según la EPA, reciclar una tonelada de papel puede reducir los niveles de gases de efecto invernadero en una tonelada métrica de carbono.

Preservar recursos

Reciclar papel preserva árboles y bosques. Cada tonelada de papel reciclado salva aproximadamente 17 árboles. El papel reciclado sirve como un recurso ecológico para los fabricantes de papel, ahorrando costos y energía. Sin embargo, el papel sólo se puede reciclar de cinco a siete veces antes de que las fibras del papel se vuelvan demasiado cortas. De todas formas el material que consiste en fibras cortas puede compostarse, quemarse para obtener energía o usarse como relleno sanitario, por lo que hasta el final, todo puede utilizarse.

Reciclar papel produce trabajos

Cualquier forma de reciclaje creará puestos de trabajo en el nuevo campo de la energía verde. El reciclaje responsable no solo ayudará a toda la economía, sino que también afectará el crecimiento de la empresa.

El mercado de las empresas de reciclaje muestra que se pueden hacer las cosas de otra manera sin gastar de más o interrumpir el trabajo. De hecho, se estima que existen más de 42.000 puestos de trabajo relacionados con el reciclaje de envases y cartón en envases amarillos y azules solo en España.