El diputado Antón Sánchez ha denunciado esta semana en su visita al complejo residencial de A Patiña (Cambre) que los datos demuestan que el Gobierno gallego «no tiene política de vivienda pública» y demanda que la Xunta «sea sensible con los problemas de la gente y no con los problemas de los bancos».

Edificio residencial e A Patiña en Cambre (A Coruña) / Remitida

El viceportavoz del Grupo Parlamentario de En Marea y portavoz nacional de Anova ha podido comprobar en primera persona la situación de los vecinos y vecinas de A Patiña, que desde hace años atraviesan una delicada situación. El edificio, integrado por viviendas de entre 60 y 80 metros cuadrados levantado a finales de los 90 por  la constructora Fadesa con la colaboración inicial de la Xunta, derivó tras la crisis económica a la consultora Altamira, perteneciente al Banco de Santander y finalmente el pasado marzo en manos de la inmobiliaria Haya Real Estate S.A.U., participada por el fondo buitre norteamericano Cerberus y que cuenta entre sus altos directivos con José María Aznar Botella, hijo mejor del expresidente del Gobierno.

El vecindario, de clase trabajadora y en algunos casos en situación de vulnerabilidad, teme ahora que la nueva propietaria del inmueble pueda cambiar sus condiciones de renta social incrementando al alza los alquileres e imposibilitando que puedan seguir en el bloque, tal como ya intentó en su momento la inmobiliaria del Banco de Santander en la anterior etapa, llegándose a desentender de las obligaciones básicas de mantenimiento de las viviendas.

Para Antón Sánchez, la situación de A Patiña «es una muestra más» de un Gobierno de la Xunta «que se pone del lado de los especuladores» frente a la vivienda como un derecho básico de la ciudadanía. «Lo que hay aquí es algo escandaloso. Unas viviendas que fueron hechas en parte con fondos públicos a mediados de los años 90 con un aval, un crédito de unos 400 millones de pesetas de aquellos años y finalmente acaba en manos de un fondo buitre que se aprovecha además de las facilidades aprobadas en diferentes leyes por los gobiernos, facilidades que van desde bonificaciones fiscales hasta ayudas públicas para hacer negocio» -denunció el diputado-.

Sánchez recordó que «el modos operandi de estos fondos buitre es bien conocido» y que «en Galicia esta es la punta del iceberg pero están saliendo muchos más casos» porque el objetivo es «vaciar estos edificios para vender y sacar rápidamente una plusvalía inmediata», razón por la que «tampoco es casualidad que en Galicia sigan incrementándose los desahucios» y que los alquileres se hayan incrementado de media un 25%, con aumentos aún mayores en zonas urbanas. Suben los alquileres, «pero los ingresos no crecen a ese ritmo» por lo que «hay mucha gente que se tiene que ir de sus casas» -explicó el parlamentario-.

«Aquí hay una problemática específica además de la gente que accedió a estas viviendas porque tenía unas determinadas características socioeconómicas. Gente con determinados ingresos que precisan de viviendas con alquileres sociales o gente también con necesidades de adaptación de las viviendas y la Xunta de Galicia no está dando ninguna solución. Está mostrando una insensibilidad absoluta con los problemas de sta gente. Le da la espalda constantemente a sus demandas» -expuso Antón Sánchez-.

«La Xunta de Galicia tiene que dar solución a la gente de A Patiña. Tiene que actuar como un Gobierno que defiende a la mayoría y no a los especuladores. Eso es lo que reclamaremos cuando se reanude la actividad parlamentaria en septiembre al Gobierno gallego, que dé una solución» -explicó-, recordando que Galicia «está a la cola de la construcción de vivienda de protección oficial sólo superada por Ceuta y por Melilla» lo que demuestra «cual es el modelo de vivienda del partido popular» consistente en «dejar a la gente en la calle mientras fondos buitre como el que gestiona el hijo de Aznar y Botella hacen el negocio del siglo».

«Yo denuncio la autorización que la Xunta dió para que estas viviendas se vendiesen a un fondo buitre, porque con esa autorización se estaba perjudicando los intereses de los ocupantes de esas viviendas, porque no es lo mismo que la gente de A Patiña reclame a alguien sensible con sus costes de imagen como puede ser el Banco de Santander, el anterior propietario, que frente a un fondo buitre que está muy lejos de aquí y no tiene ningún miedo a que se dañe su imagen» -criticó-.

Para Sánchez, la solución estaría en actuar de manera similar a otros Gobiernos autonómicos como el de Canarias, que se hizo con la propiedad de viviendas de estas características, dado que «en Galicia no son tantas y no supondría tanto esfuerzo económico» lo que permitiría seguir aplicando alquileres sociales a gente que lo precisa.

LA XUNTA OFRECE UNA INTERMEDIACIÓN QUE LOS VECINOS DESCONOCEN

Tras el revuelo derivado de la denuncia pública, desde el Instituto Galego de Vivenda e Solo, dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda se ha ofrecido estos días mediación entre la propietaria del inmueble y el vecindario con el objetivo de evitar «situaciones de desamparo», algo que de momento las familias afectadas desconocen y ven más como una muestra de propaganda de la Xunta en medios afines tras años de oscurantismo y desatención administrativa.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario