El índice de precios al consumidor (IPC) de China, principal indicador de la inflación, aumentó un 1,9 % en diciembre, tres décimas menos que en noviembre (2,2 %),dato que supone la menor subida desde febrero de 2018, anunció la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

Este registro supone que el aumento del IPC en 2018 fue del 2,1 %, mientras que el objetivo del Gobierno para el año era del 3 %, cifra que reafirmó el pasado mes de abril pese a que en 2017 tampoco se consiguió cumplir con similares expectativas.

En el desglose por categorías, la alimentaria vuelve a situarse como una de las principales impulsoras de la inflación, con una subida del 2,5 % interanual en diciembre.

En ese sector destaca el ascenso interanual de los precios de la carne de cordero (12,2 %), la fruta (9,4 %) y la ternera (6,6 %).

Por su parte, la carne de cerdo se sumió en la deflación ya que sus precios bajaron un 1,5 % interanual en diciembre, probablemente afectados por la situación derivada de la epidemia de peste porcina africana que afecta a múltiples regiones de China, principal productor y consumidor del mundo.

Los productos no alimentarios experimentaron en el mismo periodo una apreciación del 1,7 %, menor que la del 2,1 % de noviembre, ya que los precios de transporte y comunicación descendieron un 0,7 %.

Los mayores avances de precios de esta categoría fueron la medicina tradicional china (6,4 %), los servicios familiares (6,1 %) y la medicina occidental (5,2 %).

Los servicios sanitarios, pues, fueron los que más subieron (2,5 %), seguidos de los de educación (2,3 %) y los de vivienda (2,2 %).

La ONE divulgó también hoy que el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, se desplomó en diciembre hasta su lectura más baja del año (0,9 %) en lo que también supuso el sexto mes consecutivo de caídas de este indicador y su menor avance desde septiembre de 2016.

De los 40 sectores industriales analizados, 12 experimentaron subidas de precios, 5 se mantuvieron en el mismo nivel y 23 cayeron.

La mayor caída la registraron los precios de la fundición y laminado de metales ferrosos, del 2,7 %, mientras que el principal avance fue el de los materiales de construcción (7,9 %).

En el cómputo anual, el aumento del IPP (indice de precios a la producción) se situó en el 3,5 %, bastante por debajo del registrado en 2017, del 6,3 %.

Deja un comentario