Más de un centenar de personas se han acercado a la explanada situada frente a La Ingobernable para recibir a los funcionarios del Ayuntamiento de Madrid que han acudido a comunicar la orden de desalojo programada para este miércoles.

«Ingobernable, indesalojable»; «un desalojo, otra ocupación» y «que no, que no, que no tenemos miedo», son algunos de los lemas que se han coreado, mientras esperaban la actuación municipal.

Sin embargo, la orden no se ha ejecutado ya que las trabajadoras del Ayuntamiento, apoyadas por fuerte dispositivo policial desplegado en la zona, ni se han podido acercar a la puerta del inmueble por la cantidad de gente que había en la plaza y en la puerta apoyando el centro social autogestionado.

El intento de desalojo se ha parado en este primer asalto, ante los aplausos y vítores del centenar de personas que se han acercado, y las varias decenas de activistas han pasado aquí la noche por si se ejecutaba el desahucio previsto. A las 9 han organizado una chocolatada, como se había prometido a los asistentes.

El Ayuntamiento, por su parte, indicó que no tenían previsto que se ejecutase el desalojo, a pesar de que en el Boletín Oficial del Estado (BOE) programaba para el 28 de agosto esta actuación y aseguran que el trámite que se ha producido hoy es el paso previo a «la vía judicial».

El centro obtiene de esta forma una nueva prórroga. Durante el Gobierno de Manuela Carmena ya consiguieron superar estas órdenes y en esta ocasión, por primera vez se ha producido la temida orden de desahucio durante el mandato de PP y Ciudadanos, liderado por José Luis Martínez-Almeida.