El tiempo apremia para la salida de Nadia Calviño del Gobierno español hacia Luxemburgo, donde asumirá la presidencia del Banco Europeo de Inversiones. Sin embargo, la aún vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos está generando amplio debate en sus últimas semanas en España.

Si bien ha habido numerosos desencuentros recientes con la vicepresidenta segunda y titular de Trabajo, Yolanda Díaz, este martes fue el turno del Senado, en la última sesión de control al Gobierno en 2023.

Antes de su emotiva despedida anunciada, Calviño respondió de manera inusual a los ataques de la portavoz del Partido Popular en la Cámara Alta, Alicia García. En medio de una extensa crítica sobre la situación económica española y un gobierno «que ha pasado de Frankenstein a zombi», García aprovechó para instar a su oponente a no dar un mitin.

Calviño no se lanzó a dar un discurso, pero empleó un lenguaje inusual en el parlamento para resaltar su optimismo sobre la economía nacional frente a las acusaciones.

La inusual despedida de Nadia Calviño ante el Senado y el PP
La inusual despedida de Nadia Calviño ante el Senado y el PP

«Usted ha utilizado un batiburrillo, una empanada que a lo mejor refleja la empanada mental que tiene en relación a la situación de la economía española», replicó la futura presidenta del BEI a la portavoz del Partido Popular.

Posteriormente, llegó el momento de la despedida. Dirigiéndose a toda la Cámara, Calviño tomó la palabra aludiendo que «probablemente sea mi última intervención en el Senado».

«Les deseo Feliz Navidad y que los senadores del PP intentan dejar atrás este ruido y esta descalificación continua», concluyó, recibiendo una prolongada ovación por parte de la bancada socialista.

DEJA UNA RESPUESTA