Javier F. Ferrero

La Ironía Socrática, era un método creado, precisamente por Sócrates, para llegar a la búsqueda de la definición universal. Este hacía parte de la dialéctica.

El legado de Sócrates

La ironía es la primera de las fórmulas utilizadas por Sócrates (filósofo griego) en su método dialéctico. Sócrates comienza siempre sus diálogos psicopedagógicos y propedéuticos desde la posición ficticia que encumbra al interlocutor (en este caso el alumno) como el sabio en la materia a tratar.

ado que Sócrates era considerado como el hombre más sabio de Atenas es fácil entender el por qué de la ironía. El siguiente paso del diálogo sería la mayéutica, esto es ayudar a sacar de dentro de la psique aquello que el interlocutor sabe pero ignora saber. Para ello el método socrático sugiere realizar preguntas sencillas sobre el tema en el que el sujeto (alumno) ha sido nombrado como sabio. Después, las respuestas que el interlocutor daba a Sócrates eran rebatidas, en especial confutadas con la finalidad de que el alumno descubriera que su «saber» era un conjunto de pre-juicios y las fuera completando y precisando por sí mismo tomando consciencia, en todo lo posible, de lo real.

El juicio de Sócrates

La ironía tenía como objetivo, a través del análisis práctico de unas definiciones concretas, reconocer nuestra ignorancia, nuestro desconocimiento de las cosas, de la definición que estamos buscando y que, sólo reconocida nuestra ignorancia estamos en condiciones de buscar la verdad.

Sin embargo, no bastaba sólo con la ironía, pues esta se complementaba con la mayéutica (que significa arte de «alumbrar» los espíritus); la cual consistía en la bùsqueda de esa definición universal. Así, Sócrates lograba que sus oyentes descubrieran la verdad a partir de ellos mismos.

La mayéutica de Sócrates

 

Deja un comentario