La jueza del caso Máster, Carmen Rodríguez-Medel, ha acordado enviar una exposición razonada a la Sala Segunda del Tribunal Supremo para que decida si procede investigar al líder del PP, Pablo Casado, por las presuntas irregularidades de su máster.

En un auto, la titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, declara agotada la instrucción en todo aquello que “no implica actuaciones procesales” en relación a Casado y lo envía al Supremo, el órgano competente para investigar, si procede, a Casado al tratarse de una persona aforada.

Lo hace tras una investigación sobre en el posgrado que cursó hace una década y haber interrogado ya a profesores y alumnos y confirmado que a algunos compañeros de Casado les regalaron el título.

La jueza ha podido constatar que a los compañeros y compañeras de Casado se les eximió de ir a clase, convalidaron la mayoría de las asignaturas y no tuvieron que entregar nada para aprobar. La jueza ha comprobado que tres compañeras de Casado, con un expediente calcado al suyo, aprobaron sin ir a clase. Una ha reconocido que ni siquiera entregó trabajos, mientras que las otras dos han sido incapaces de demostrarlo.

Casado indica que entregó cuatro trabajos para aprobar las cuatro asignaturas que no convalidó, pero los escritos no aparecen. La Universidad no los encuentra y él solo ha mostrado su portada. Nadie puede constatar lo que aparece en ellos.

Deja un comentario