La Junta Electoral Central requiere al presidente catalán, Quim Torra, que retire en un plazo de 48 horas todos los lazos amarillos y las esteladas de los edificios públicos de la Generalitat de Catalunya. Así lo ha estimado el organismo en su reunión de este lunes en respuesta a un recurso interpuesto por Ciudadanos en contra de la utilización de esos símbolos en periodo electoral. 

El organismo considera que los gobiernos deben velar por la «neutralidad» de los procesos electorales y que no lo hace si tiene esos símbolos en sus edificios. La argumentación de la Junta Electoral es que los lazos amarillos se usan «para recordar a dirigentes o candidatos pertenecientes a formaciones políticas que se encuentran en situación de prisión preventiva» y en el caso de las banderas esteladas son «símbolo de determinadas formaciones políticas».

Por tanto, concluye el organismo «ambos son signos que pueden ser legítimamente utilizados por estas formaciones políticas en su propaganda electoral pero no por los poderes públicos ya que estos deben mantener una rigurosa neutralidad política».