Tal y como adelanta La Ser, los tribunales consideran despido improcedente que el PP calificara como “eventuales” a trabajadores fijos de su grupo parlamentario con 33 y 34 años de antigüedad, para ahorrarse el pago de sus indemnizaciones. 

El Juzgado de lo Social número 4 de Madrid dicta que el calificar como eventuales a trabajadores fijos pretendía evitar el pago del 95% de la indemnización que les correspondía y declara improcedente ese despido tras tener en cuenta el testimonio de algunos ex–altos cargos del PP, entre ellos Francisco Álvarez Cascos, Arturo García Tizón o Iñigo Méndez de Vigo que firmaron por carta reconociendo a esos trabajadores la “reserva de plaza, categoría, nivel, trienios y demás derechos”.

Esta nueva condena obligará ahora al Partido Popular a escoger entre dos opciones: readmitir en sus puestos a los trabajadores o a pagarles la indemnización completa que reclamaban.

El PP dijo en su día que pediría un informe jurídico a los letrados de la Cámara y que actuaría en consecuencia. No hay respuesta.