En las últimas fechas Elon Musk se ha visto envuelto en una decena de escándalos al anunciar una oleada de despidos a nivel global de Twitter, pero este también se ha encontrado con los límites que le impone la ley fuera de California.

A nivel europeo Musk se ha encontrado que por no respetar las condiciones y legislaciones laborales ha tenido que reincorporar a gente como una alta ejecutiva irlandesa, Sinéad McSweeney, tras el dictament del Tribunal Superior del país. En concreto la irlandesa fue despedida mediante un email genérico, que fue remitido a miles de personas.

Otro de los planes llevados a cabo por Musk ha sido el de cerrar el acceso electrónico a las oficinas para impedir a los trabajadores la entrada a las oficinas de la empresa.

En cuanto a España hay varias decenas de trabajadores que afirman estar viviendo en una situación «surrealista» y es que los mails que llegan desde la directiva de Estados Unidos no son vinculantes legalmente.

En El Confidencial el trabajador expone que el mail recibido, en definitiva, está pidiendo la gente si estaba preparada para trabajar mucho y muchas horas o irse como «el juego del calamar».

DEJA UNA RESPUESTA