El Tribunal Supremo israelí prohibió participar en las elecciones del 9 de abril al ultraderechista Michael Ben Ari, acusado de racista e islamófobo, mientras permitirá concurrir al partido árabe Balad-Raam y a un candidato de Hadash-Taal, cuya participación había sido vetada por el comité electoral.

El principal organismo judicial israelí decidió descalificar tras una votación a Ben Ari, que iba a presentarse en la quinta posición de la candidatura de la coalición ultraderechista denominada Unión de Partidos de la Derecha, formada con el partido ultranacionalista Hogar Judío, informó el Tribunal en un comunicado.

Sin embargo, la Corte si que permite participar a su compañero de formación Itamar Ben-Gvir, del que también se había pedido la descalificación.

A principios de mes, el Comité Electoral Central -órgano formado por los partidos en la Cámara- descalificó a la lista árabe y a Ofer Casif, integrante de la alianza política Hadash-Taal, y dio el visto bueno a Ben Ari y a Ben-Gvir, candidato del partido Otzma Yehudit (Poder Judío), en una decisión que estaba pendiente de ser confirmada por el Tribunal Supremo y que finalmente revirtió.

La decisión inicial de la Comisión Electoral fue controvertida, y tomada a pesar de la recomendación del fiscal general, que se había opuesto a las peticiones para descalificar como candidatos a la formación árabe y a Casif, y se había mostrado a favor de la descalificación de Ben Ari y Ben-Gvir por incitación al racismo.

La ONG israelí Adalah, que presentó recursos en representación del candidato comunista y de Balad-Raam en contra de las descalificaciones, dio la bienvenida a la decisión del Tribunal.

«Durante 20 años, los políticos israelíes han usado el Comité Electoral Central de manera racista para deslegitimar a los candidatos de la comunidad árabe», denunció en un comunicado la entidad, que defiende los derechos de la minoría árabe en Israel de aproximadamente 1,6 millones de habitantes.

Balad, creado en 1996, cuenta desde hace más de dos décadas con representación parlamentaria y ha afrontado también otras dos descalificaciones del Comité Electoral en 2003 y 2009, que finalmente fueron también anuladas por el Supremo.

La Unión de Partidos de la Derecha lamentó la descalificación de Ben Ari, consideró que «el poder judicial ha robado el derecho de los ciudadanos israelíes a elegir», y declaró que recurrirá a la decisión.

Muchos de los líderes de Otzma Yehudit fueron seguidores del rabino Meir Kajan, cuyo movimiento (Kaj) fue declarado organización terrorista en los años noventa, y la vuelta en escena de sus herederos a la primera línea política puso en alerta a parte del público israelí y generó polémica en organizaciones judías de la diáspora.