Varias miles de personas han participado en las manifestaciones convocadas por Sortu en Bilbao y San Sebastián, con motivo de la conmemoración del ‘Día Internacional de los Presos Políticos’, para reclamar su «libertad» y denunciar que, «una década después de que ETA abandonara la actividad armada, todavía hay presos políticos, huidos y deportados a los que se les aplica una política de excepción».

Las movilizaciones arrancaron al mediodía desde el Sagrado Corazón de Bilbao y el Alderdi Eder donostiarra con el lema ‘Askatasuna’ (‘Libertad’ en euskara) y en ambos casos con decenas de personas portando grandes bolsas de plástico con los nombres de presos de ETA, las cárceles en las que cumplen prisión y los kilómetros a los que están con respecto a sus hogares.

Algunos de los manifestantes portaban ikurriñas y han coreado lemas en euskera como ‘presos vascos a casa’ o ‘sin cesar hasta traer al último a casa’. Entre ellos e encontraban, entre otros, el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez; el edil de EH Bildu en el Ayuntamiento donostiarra Markel Ormazabal; y la secretaria general del sindicato LAB, Garbiñe Aranburu.

La marcha de San Sebastián ha discurrido por el Centro de la ciudad y el paseo de la Zurriola para terminar en la explanada de Sagüés donde Haimar Altuna, miembro del Consejo Nacional de Sortu, ha pronunciado un discurso.

Altuna ha enviado un «fuerte abrazo a todos lo presos políticos» en prisión, también los catalanes, así como a los «huidos y los deportados» y ha destacado que las marchas convocadas para este sábado bajo el lema ‘Libertad’ han sido «multitudinarias.

Además, ha pedido la «libertad» para todos los «presos políticos vascos», así como para los «deportados y huidos políticos» y también «para Euskal Herria», donde existe un «conflicto político» que crea «sufrimiento», que ha llevado a las cárceles «a 9.000 vascos» y que todavía «está sin resolver». Altuna ha denunciado que los presos «políticos vascos» están en las cárceles porque el Estado español «sigue negando Euskal Herria y la solución a este problema político».

Euskadi

Independencia

A ello ha añadido que una década después de que ETA abandonara la «lucha armada todavía hay presos políticos, huidos y deportados» y se les aplica «una política de excepción», porque para el Estado español, cada uno de ellos es «un activo importante en la lucha por la independencia». «Por eso les tienen cautivos, porque es una forma efectiva de dañar al proyecto independentista», ha opinado.

Frente a ello, ha destacado que «la lucha desde las cárceles, las calles y las instituciones ha dado resultados y se ha logrado romper el bloqueo». Así ha puesto en valor que en los últimos meses la política penitenciaria «se ha humanizado un poco, poniendo fin al aislamiento o aumentando los segundos grados». «Hemos hecho una grieta en la pared de la cárcel pero todavía no un agujero, necesitamos un gran trabajo y una gran lucha, en las cárceles, calles e instituciones«, ha defendido.

Además, ha señalado que no hay que «relajarse», sino trabajar para aumentar esa grieta para que los presos «vuelvan a casa». «Tarde o temprano los presos, huidos y deportados políticos se liberarán de los dedos del Estado», ha subrayado. «No hay nada ganado y lo conseguido hasta ahora no es suficiente, porque no podemos olvidar que siguen aplicando a todos los presos políticas de excepción», ha incidido.

En este sentido, ha abogado por «redoblar esfuerzos» para que tener a «todos los presos, exiliados y deportados políticos vascos en casa». «Porque Euskal Herria debe construir su futuro en democracia, paz y libertad», ha finalizado.

Las movilizaciones celebradas en Bilbao y San Sebastián se completarán con las organizadas para esta tarde tanto en Vitoria como en Pamplona.

DEJA UNA RESPUESTA