La líder opositora y ex primera ministra bangladesí Khaleda Zía, condenada a diecisiete años de cárcel por varios casos de corrupción, fue reingresada hoy en un hospital de Dacca al que llegó en silla de ruedas, tras haber pasado un mes internada a finales del año pasado.

«Le duele el tobillo derecho, tiene diabetes y aversión a la comida. No puede andar sin la ayuda de los demás, por eso fue admitida en el hospital hoy», explicó a Efe el director de la Universidad Médica Bangabandhu Sheikh Mujib, Mahbubul Hoque.

Sin embargo, consideró que la enfermedad de Zía «no es muy seria».

Zía, de 73 años, llegó en silla de ruedas al mismo hospital en el que ya fue internada entre octubre y noviembre del año pasado antes de regresar a la cárcel.

El opositor Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP) de Zía exigió hoy que la líder sea trasladada a un centro médico especializado.

«Hemos pedido una y otra vez que la transfieran a un hospital especializado, pero el Gobierno no nos ha prestado atención alguna», denunció el secretario general del BNP, Mirza Fakhrul, en declaraciones a los medios a la entrada del centro sanitario.

Según Fakhrul, la ex primera ministra no ha recibido atención médica desde que salió del hospital el pasado noviembre.

En febrero del año pasado, un tribunal especial condenó a cinco años de cárcel por corrupción a la ex primera ministra en relación a un fraude de unos 200.000 dólares a través de una fundación que creó para financiar un orfanato.

El Tribunal Superior de Bangladesh dobló el pasado octubre la sentencia de cárcel de Zía, que también fue condenada ese mismo mes a siete años de prisión en otro caso de corrupción por supuestas irregularidades en la recaudación de fondos para el Zia Charitable Trust.

El BNP se hizo con tan solo siete escaños en el Parlamento en las pasadas elecciones de diciembre, que los opositores han calificado de farsa entre acusaciones de fraude electoral.