La madre de la joven de Boiro (A Coruña) a la que presuntamente José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, trató de raptar el 25 de diciembre de 201, ha asegurado este jueves que su hija está «mal» tras haber visto a su agresor en el juicio. «Este tipo le ha jodido la vida», ha sentenciado.

La mujer ha hecho estas declaraciones a su llegada al Juzgado de Santiago de Compostela donde continúa la vista oral contra el Chicle, quien en la primera sesión rechazó que intentase secuestrar a la joven y alegó que únicamente quiso robarle el móvil, mientras que ella lo reconoció como su agresor.

La mujer ha admitido que para su hija rememorar la jornada de los hechos ha sido complicado porque «tenerle que volver a ver la cara a ese tipo no es nada agradable ni para mí, imagínate para quien lo ha sufrido».

Ha aventurado que su hija «jamás» podrá olvidar lo sucedido aunque confía en que «con el tiempo» se vaya recuperando.

Respecto a la jornada de este jueves, en la que declarárán los encargados de realizar las pruebas periciales, la mujer ha reiterado que intentará mirar a la cara al agresor de su hija aunque previsiblemente, ha dicho, no lo conseguirá, porque «no tiene el valor de mirarme, es un cobarde».

La madre de la víctima se ha sumado públicamente a la petición del padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, en contra de la derogación de la prisión permanente porque, a su juicio, «aún debían poner medidas más fuertes; es poco para estas personas que ahora se dedican a violar en grupo; que me perdonen pero tenían que castrarlos».

«Es que son animales, no son personas», ha dicho al tiempo que ha agradecido la labor de Juan Carlos Quer por ser «un apoyo grande, está luchando por lo mismo».

Juan Carlos Quer ha vuelto este jueves a las dependencias judiciales y ha recordado lo difícil que fue la jornada de ayer, por rememorar lo sucedido, aunque ha introducido el matiz de que «vivimos con ello cada día».

El Chicle está acusado de un delito de detención ilegal o, alternativamente, uno consumado de coacciones, así como de un intento de agresión sexual, robo con violencia e intimidación en grado de tentativa, un delito de amenazas y otro de lesiones.

La Fiscalía solicita para él una condena de 15 años y diez meses de cárcel y al abono de una indemnización de 15.750 euros, o alternativamente, doce años y diez meses.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA