La ONG Rethinking, el Observatorio de Residuos y la organización medioambiental Greenpeace han hecho público un estudio titulado: Los costes ocultos de la mala gestión de los residuos de envases, que descubre el coste real que están asumiendo los ayuntamientos españoles por la gestión que hacen Ecoembes y Ecovidrio de sus residuos de envases. En el caso de la ciudad de Valencia esta deuda asciende anualmente a 38,4 millones de euros, lo que significa que cada ciudadano o ciudadana de Valencia costea de su bolsillo a Ecoembes y Ecovidrio 48 euros al año.

A nivel estatal, la deuda que asumen anualmente los entes locales (los municipios, las provincias y las islas), asciende a 1.699 millones de euros la parte que es responsabilidad de Ecoembes, y a 21 millones de euros la correspondiente a Ecovidrio.

El análisis intenta aportar una aproximación sobre la repercusión económica que provoca en las arcas municipales los envases que se encuentran en la fracción resto (cubo gris o todo mezclado). Esto evidencia el fracaso del modelo de recogida selectiva actual que, además de ineficiente, es muy costoso para la ciudadanía. Los envases ligeros y de papel-cartón (ambos gestionados por Ecoembes) o de vidrio (gestionados por Ecovidrio) contenidos en el cubo gris o de mezcla, no sólo presentan una mayor dificultad para su recuperación, sino que ocasionan unos enormes costes, que al no ser reconocidos como propios por Ecoembes y Ecovidrio, terminan siendo asumidos y pagados por las entidades locales.

En total, los costes que acarrea la gestión de los residuos municipales de Valencia se estiman en 75.707.722 euros para el año 2020. Más de dos tercios de los costes (52,7 millones de euros) recaen en la fracción resto. No obstante, como se ha indicado a nivel nacional, una gran parte debería recaer sobre Ecoembes y Ecovidrio, especialmente sobre aquellos relacionados con los envases ligeros, de papel-cartón y vidrio.

“El Ayuntamiento de Valencia debería exigir tanto a Ecoembes como a Ecovidrio que se responsabilicen del 100 % de sus envases, y no solo de los que estén en el cubo amarillo, azul o verde, los que acaban en el gris o en el medio ambiente también. La recogida selectiva e incluso la reutilización sería posible con un sistema nacional de depósito y devolución de envases, pero Ecoembes sigue apostando por falsas soluciones que no resolverán el problema, como sus Reciclos”, ha declarado Julio Barea, responsable de la campaña de residuos de Greenpeace. “No podemos permitir que Ecoembes siga cargando su responsabilidad económica en la ciudadanía para luego invertir en su imagen y dejar la crisis de residuos que tenemos en España sin resolver”, ha concluído Barea.

Reciclos

La nueva apuesta de Ecoembes, denominada Reciclos, es un sistema que ya fue rechazado en Reino Unido en 2019. El Gobierno británico no cedió ante esta falsa solución promovida por el lobby de los envasadores y supermercados para impedir la implantación de un sistema de devolución y retorno (SDDR) que sí que funciona con éxito en más de 40 países y regiones de todo el mundo.

En este contexto, Valencia ha anunciado que promoverá de forma conjunta con Ecoembes la iniciativa de Reciclos, financiando 40 de las máquinas necesarias para el proyecto con dinero público. Pero, ¿por qué tenemos que pagar con dinero público esta iniciativa si Ecoembes ya recibe dinero con cada envase que se pone en el mercado? No podemos dejar que Ecoembes siga cargando parte de su responsabilidad económica en la ciudadanía, y que siga apostando por sistemas fallidos que no solucionan el problema que generan los residuos de envases” ha apuntado Barea.

Tanto Ecoembes como Ecovidrio niegan tener la obligación legal de hacerse responsables de  los envases que no se recojan en los contenedores amarillo, azul y verde. Actualmente se limitan a sufragar, mediante incentivos para la recuperación de algunos envases de la fracción resto, una pequeña cantidad de los costes generados por la gestión de estos envases, mientras que el grueso de costes de recogida y tratamiento se sufraga con los impuestos que paga la ciudadanía. Pero con el Anteproyecto de Ley de Residuos (actualmente en trámite parlamentario), Ecoembes y Ecovidrio deberían hacerse cargo de la totalidad de los costes de la gestión de residuos de envases, independientemente del contenedor donde se recojan.

Propuestas

Ante esta situación, Rethinking, el Observatorio de Residuos y Greenpeace proponen al Ayuntamiento de Valencia:

-Exigir a Ecoembes y Ecovidrio que se responsabilice del 100 % de la gestión de todos los envases, incluyendo los que acaban en la fracción de resto.

No financiar con dinero público una gestión de residuos que debe ser pagada por las empresas que ponen esos envases en el mercado, a través del punto verde.

No financiar con dinero público las máquinas de Reciclos promovidas por Ecoembes, que no fomentan ni la reutilización ni la reducción en el uso de envases.

-Declararse a favor de la implantación de un Sistema de Depósito, Devolución y Recuperación (SDDR) de envases real y eficiente.

-Establecer políticas de pago por generación de residuos: quien más genera, más paga.

-Implementar políticas locales que prohíban los envases de un solo uso.

-Implementar la separación por fracciones para que no llegue materia orgánica a vertederos o incineradoras.

Nota:
(1) Informe completo AQUÍ

Greenpeace

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

1 Comentario

  1. Ecoembes miente y ROBA.
    Poner a reciclar a ls empresaurios que fabrican envases
    y «recovertidos » en 24H al ecologismo
    lo mismo qe ls franquistas en democratas ,
    es poner al lobo pa guadar las ovejas

DEJA UNA RESPUESTA