El comisario de los Mossos d’Esquadra Ferran López, número dos de Josep Lluís Trapero y luego jefe del cuerpo durante la aplicación del 155, ha afirmado que Carles Puigdemont quería declarar la independencia si se producían incidentes el 1-O. La revelación de López es relevante porque se incardina plenamente en la tesis de la rebelión de la Fiscalía, que sostiene que los políticos catalanes contemplaban un escenario violento para conseguir la independencia.

La frase de Puigdemont que López ha desvelado este miércoles en el juicio del procés del Tribunal Supremo se produjo en la trascendental reunión de la cúpula de los Mossos d’Esquadra con el Govern del 28 de septiembre, a tres días del 1-O. Tal y como ya relataron el propio Trapero y otros mandos de los Mossos, López ha recordado que en ese encuentro la jefatura de la policía catalana avisó a Puigdemont, Oriol Junqueras y Joaquim Forn de posibles disturbios el 1-O y les solicitaron suspender la votación, petición que desatendieron los políticos.

Hasta ahora ni Trapero ni el resto de comisarios que han testificado en el Supremo habían concretado una respuesta del entonces president como la que explicado López. Puigdemont les respondió que «si se producía este escenario que preveíamos [incidentes y disturbios entre votantes y policías], él en ese mismo momento declaraba la independencia», ha dicho López bajo obligación de decir verdad, como todos los testigos.

«¿Así lo dijo?», ha repreguntado, sorprendido, el fiscal Javier Zaragoza. «Así lo recuerdo perfectamente, es difícil de olvidar. Desconocía si era una ‘boutade’ o una expresión que obedecía a nada», ha apostillado López sobre la intención del president.

López ha soltado la bomba sobre Puigdemont pasadas las 11:00 de la mañana cuando, tras una hora de declaración, ya había dejado claro que seguiría la misma línea que el major y el resto de comisarios de la policía catalana: desligar a los Mossos de las intenciones independentistas de los políticos y defender que su actuación durante el proceso soberanista cumplió siempre las órdenes judiciales y fiscales.

«Nos encaminábamos a escenarios de severas dificultades, estaban avisados pero se quiso transitar por ese camino», ha aseverado López, que ha acusado a los exdirigentes catalanes de dejar en un «desamparo gubernamental» a los Mossos, que tenían la orden de impedir el referéndum.

DEJA UNA RESPUESTA