El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha confirmado la sentencia que condena a la sanidad pública de las Islas Canarias a indemnizar a una familia con 1,3 millones de euros, la mayor compensación económica por una negligencia médica en España.

El Servicio Canario de la Salud (SCS) no alertó a una madre portadora de una enfermedad rara hereditaria, el síndrome de Lesch Nyhan, de que las pruebas que le habían realizado durante la gestación para descartar que el feto la hubiese contraido estaban contaminadas y no eran fiables.

El fallo del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Las Palmas de Gran Canaria consideró probado que «la falta de diligencia» de algunos de los profesionales que intervinieron en este caso ha provocado que esta familia tenga que afrontar unas «consecuencias devastadoras«.

El SCS recurrió contra esta sentencia porque encontraba «desproporcionada» la cantidad con la que tiene que indemnizar a esta familia. No discutió la responsabilidad de la sanidad pública en este caso.

El tribunal regional señala en el fallo que «no hay dinero en el mundo para compensar el daño en cuestión» y entiende que «la muy elevada indemnización» establecida por la jueza de instancia es «proporcional al muy elevado daño causado» al propiciar que esa familia gestara un segundo hijo con «el mismo terrible síndrome«. El primer hijo de la madre ya lo tenía y es por ello que se hizo el diagnóstico prenatal.

1 Comentario

  1. Si el diagnóstico hubiera sido positivo ¿qué habría hecho la madre? ¿Abortar?. ¿Qué diferencia hay en matar al niño durante el embarazo o después? Quizá lo correcto hubiera sido no quedarse embsrazada, al menos la segunda vez.

DEJA UNA RESPUESTA