Según los investigadores, el mayor ensayo mundial de una semana laboral de cuatro días y una reducción del tiempo de trabajo en Islandia fue un “éxito abrumador” y debería probarse en el Reino Unido.

Entre 2015 y 2019, participó en el programa piloto más del 1% de la población activa, más de 2.500 personas, que redujeron la jornada laboral a 35-36 horas semanales sin reducir el salario total.

Un análisis conjunto realizado por grupos de expertos de Islandia y el Reino Unido concluyó que los participantes aumentaron la productividad y el bienestar y ya están dando lugar a cambios permanentes. Además, el estrés y el agotamiento percibidos, así como la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, mejoraron significativamente .

Los investigadores estiman que, como resultado de los nuevos acuerdos alcanzados en 2019-2021, tras la finalización de los ensayos, el 86% de toda la población trabajadora de Islandia tiene ahora un horario reducido o flexibilidad en sus contratos para reducir las horas.

Los investigadores han señalado en un comunicado que: «El viaje de una semana laboral más corta en Islandia nos dice que no solo es posible trabajar menos en los tiempos modernos, sino que el cambio progresivo también es posible. Nuestra hoja de ruta hacia una semana laboral más corta en el sector público debería ser de interés para cualquiera que desee que se reduzcan las horas de trabajo».

«Este estudio muestra que la prueba más grande del mundo de una semana laboral más corta en el sector público fue, en todos los sentidos, un éxito abrumador. Muestra que el sector público está listo para ser pionero en semanas laborales más cortas, y se pueden aprender lecciones para otros gobiernos», han añadido.

Will Stronge, director de investigación de Autonomy, señaló que: “Este estudio demuestra que la mayor prueba de reducción de la jornada laboral en el sector público ha sido, en todos los sentidos, un éxito abrumador. Demuestra que el sector público está preparado para ser pionero en la reducción de la semana laboral, y que se pueden extraer lecciones para otros gobiernos”.

En Reino Unido, 45 diputados de partidos como los laboristas, el SNP, el Plaid Cymru, el SDLP y el Partido Verde firmaron una moción anticipada en la que se pedía al Gobierno que creara una comisión para examinar la propuesta de una semana laboral de 4 días.

Según una encuesta publicada en julio del año pasado, el 63% de los ciudadanos apoyaría la idea de una semana de cuatro días sin pérdida de salario, mientras que sólo el 12% se opondría.

Empresarios en contra

Según una reciente encuesta de LinkedIn, el 63% de los españoles no estarían dispuestos a rebajarse el sueldo un 20% a cambio de trabajar cuatro días a la semana. Además, un número importante de ellos considera que trabajar menos no significa ser menos productivos, por lo que si se cumplen los mismos objetivos que antes deberían cobrar lo mismo independientemente del tiempo empleado.

Entre los empresarios la cosa cambia. La mayoría opina que mantener la remuneración con menos horas de trabajo es inviable. Según un estudio de Adecco, el 74% de las empresas españolas rechazan esta posibilidad , mientras que el 14% sólo lo ve factible si la reducción de jornada también conlleva un recorte salarial. Sólo el 12% consideran que podrían abordar una semana de cuatro días manteniendo los sueldos.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA