Redacción

Cada año fallecen en España más de 600 trabajadores, en 2017 fueron 618 y se produjeron más de 1,3 millones de accidentes laborales, y este año las cifras siguen incrementándose.

Desde la aplicación de la última reforma laboral (2013) venimos sufriendo un constante incremento de la siniestralidad laboral, en este período han fallecido 3.014 trabajadores y trabajadoras en accidente laboral y los accidentes de trabajo se han incrementado en un 16%.

En la última semana 9 trabajadores han fallecido en sus puestos de trabajo. Una tasa más habitual de lo que la mayoría de la población trabajadora es consciente.

Más control e inversión

La precariedad laboral, así como la escasez de recursos en el control del cumplimiento de la normativa en prevención de riesgos laborales están en el origen de la mayoría de estos fatídicos accidentes de trabajo, en la mayoría de los casos, evitables.
Luchar contra la precariedad laboral es luchar para reducir la siniestralidad y para ello es necesario derogar la reforma laboral.

Las inversiones en prevención son escasas e ineficientes. A pesar del incremento constante que se viene experimentando en la siniestralidad, los recursos económicos destinados a la Inspección de Trabajo sólo permiten realizar 80.000 visitas a centros de trabajo en un parque empresarial de 2,84 millones de empresas.

 Es prioritario derogar la reforma laboral y fomentar políticas que generen empleo seguro y de calidad.

Las partidas destinadas al Instituto Nacional de Seguridad Salud y Bienestar en el Trabajo (INSSBT) no permiten mantener sus recursos humanos lo que dificulta su esencial labor como órgano técnico de referencia en la investigación de las medidas preventivas y las partidas destinadas a la reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales de las empresas que reduzcan su siniestralidad carecen de controles y exigencias.

La falta de inversión en prevención sale muy cara, los trabajadores pierden su vida y salud, las empresas productividad y la Seguridad Social recursos económicos.

Deja un comentario