La inflación repunta en noviembre pero sigue en niveles reducidos (0,4% interanual, 0,7% en media anual), impulsada por la estabilidad de los carburantes –frente a los descensos de 2018- y la subida de los alimentos. La subida mensual de la inflación es de dos décimas en noviembre, impulsada por la subida de los precios de las prendas de vestir y el calzado, y se sitúa en el 0,7%.

La inflación subyacente –sin energía ni alimentos frescos- se mantiene en el 1% anual, seis décimas por encima del índice general. La baja inflación estructural sigue siendo preocupante y refleja el débil impulso de la demanda interna, provocada por la insuficiente participación de los salarios en el crecimiento y el lento avance de la inversión –pública y privada- lo que se traduce en una menor creación de empleo y una bajada más lenta del paro. Por ello, a juicio de CCOO, es necesario impulsar las subidas salariales, la creación de nuevos puestos de trabajo y el aumento de la estabilidad en el empleo, lo que exige la derogación de la reforma laboral.

Las recomendaciones de aumento salarial incluidas en el IV AENC han elevado la subida media pactada al 2,31% hasta noviembre, la más alta de la última década. La subida salarial también se ve impulsada por otra medida incluida en el Acuerdo: elevar el salario mínimo de convenio a 1.000 euros brutos en 14 pagas antes de 2021, lo que está incrementando los salarios más bajos recogidos en las tablas. Estos dos elementos que impulsan los salarios se suman al alza del 22,3% del SMI en enero de 2019 hasta 900 euros brutos mensuales en 14 pagas, y a la subida del sueldo de los empleados públicos (2,25% más 0,25% en julio por el mejor comportamiento del PIB en 2018).

Sin embargo, la mejora salarial pactada se extiende, pero todavía no llega a toda la población cubierta por la negociación colectiva. Todavía hay un porcentaje elevado de trabajadores del sector privado cuya subida salarial media en convenio está muy por debajo de la recomendada por el IV AENC: el 27 por cien tiene pactados convenios cuya subida no supera el 1,5%; el 33 por cien tiene convenios con subidas del 1,51% al 2%; y solo el 40 por cien tiene pactada una subida salarial superior al 2% (la recomendación del AENC) y logrará una mejora significativa de su poder adquisitivo en 2019 (2,7 puntos de media hasta noviembre).

A juicio de CCOO, “hay que seguir trabajando desde la negociación colectiva para que la prosperidad de las empresas llegue de forma significativa a todos los trabajadores y trabajadoras”. El IV AENC debe ser el instrumento que permita extender estas mejoras salariales y de empleo al tejido empresarial, que traslade a los convenios colectivos subidas salariales por encima del IPC y con clausulas de revisión que garanticen la ganancia pactada de poder adquisitivo, con mayores subidas para los salarios más bajos que son los que más han perdido en estos años, y alcanzar un salario mínimo de convenio a jornada completa de 1.000 euros al mes por 14 pagas a partir de 2020.