Los militantes socialistas han respaldado ampliamente la apuesta de Pedro Sánchez por Pepu Hernández al elegir al exseleccionador de baloncesto como candidato del PSOE para el Ayuntamiento de Madrid con un 64,28 % de votos, en un proceso de primarias donde competía con dos rivales con experiencia política.

Al haber conseguido más del 50 % de los apoyos, Pepu Hernandez se convertirá en candidato y no será necesaria una segunda ronda, aunque para su proclamación definitiva habrá que esperar al 14 de marzo.

Sus rivales, el exalcalde de Fuenlabrada Manuel de la Rocha y el concejal madrileño Chema Dávila, han obtenido el 22,35 % y el 13,37 % de los apoyos, respectivamente (590 y 353 votos).

En estas primarias estaban convocados a votar los 5.290 afiliados del PSOE-M que hay en la ciudad de Madrid. Finalmente han votado 2.672 personas, el 50,51% del censo, y ha habido 4 votos nulos, 28 en blanco y 2.640 válidos.

Preguntado sobre si su vinculación con Pedro Sánchez ha influido en el resultado, Pepu Hernández ha respondido que no es algo que valore.

«Los militantes de Madrid ejercen su competencia en ese sentido, cada uno lo puede hacer por una razón distinta», ha señalado en la rueda de prensa celebrada tras su victoria en la sede del PSOE-M, donde ha sido recibido entre aplausos.

El recién elegido candidato ha comentado que se ha «cruzado un mensaje de Whatsapp» con Pedro Sánchez y ha apelado a la «capacidad del PSOE de jugar en equipo».

«No es una frase, lo siento así y lo percibo así», ha asegurado.

También ha invocado a la «potencia, unidad y fuerza interna» del PSOE para poder «llegar a más gente» y «explicar las cuestiones a la perfección».

«Vamos a ser muy exigentes con nosotros mismos porque van a serlo con nosotros tanto los militantes como los ciudadanos de Madrid», ha añadido.

Respecto al equipo con el que prevé contar en su candidatura, ha indicado que será un equipo con «talento y capacidades de liderazgo».

Uno de sus rivales, Manuel de la Rocha, ha expresado su orgullo por haber participado en un proceso de primarias «abierto hacia fuera» y que ha calificado de un «verdadero ejercicio democrático».

«Hemos procurado aportar ideas a un debate colectivo, no sólo interno sino hacia los madrileños», ha sostenido.

El tercer aspirante, Chema Dávila, ha dicho que es «el momento de unir fuerzas y plantear unidad total al partido».

«Los socialistas votamos y una vez que hemos votado estamos inequívocamente con la persona que ha ganado», ha declarado.

Por su parte, el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, ha destacado el «ejercicio de democracia interna y de transparencia» del proceso de primarias.

«Hoy hemos recorrido el primer tramo del camino que nos va a llevar a conseguir la Alcaldía de Madrid, nada es imposible (…) Estamos en el camino adecuado, vamos a seguir dando los pasos necesarios para que Madrid tenga después de tanto tiempo un alcalde socialista», ha concluido.

Pepu Hernández fue seleccionador nacional de baloncesto entre 2005 y 2008, y condujo al equipo español en 2006 a ganar el Campeonato del Mundo disputado en Japón, el mayor éxito de su dilatada carrera deportiva.

El pasado mes de enero se confirmaba la noticia de que daba el salto a la política de la mano de su amigo Pedro Sánchez, que pensó en él como candidato a alcalde después de ofrecérselo a otras personas como Alfredo Pérez Rubalcaba, que lo rechazó.

El vínculo entre ambos nace en un instituto, el Ramiro de Maeztu de Madrid, y un club, el Estudiantes, en cuyas categorías inferiores jugó Pedro Sánchez y ejerció de entrenador Pepu Hernández, que también dirigió al primer equipo.

El madrileño, de 61 años, ha ganado por amplia mayoría las primarias del PSOE-M en primera ronda pese a su condición de independiente (que provocó reticencias en parte de la militancia) y la polémica por una sociedad mercantil.

En las elecciones del próximo mes de mayo compartirá protagonismo con el cabeza de lista del PSOE-M para la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, que al igual que Pepu Hernández tampoco está afiliado al partido.