La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha calificado de «escándalo de enormes proporciones» las informaciones sobre la policía política que ha usado recursos del Estado para «presuntamente acceder a información sensible de la oposición», en referencia a los nuevos datos del caso Villarejo.

Montero ha señalado este lunes que se han usado datos para «chantajear o torpedear acuerdos entre formaciones políticas», en referencia a la documentación que el excomisario José Villarejo tenía en su poder sobre el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

«Yo creo que todos hemos asistido con cierta preocupación y con asombro a la información sobre la Audiencia Nacional, que ha calificado a la policía política del Ministerio del Interior como organización criminal», ha sentenciado Montero.

Este «escándalo» ha sido «protagonizado en primera persona por el PP y de forma simultánea por Ciudadanos, que ha estado años sustentando el gobierno de aquel entonces» en el que la formación naranja o «no se enteraba» o miraba «para otro lado», ha denunciado la ministra.

Ha recordado que estas formaciones han declarado que su objetivo es «a toda costa echar a este Gobierno surgido legítimamente de un mecanismo recogido en la Constitución como es la moción de censura».

«Parece que a algunas formaciones políticas no les gusta toda la Constitución; se quedan con algunos artículos dependiendo del interés», ha censurado Montero, que ha señalado que aún hay formación que «no han digerido lo que ocurrió en mayo» y que tienen «la osadía de tachar a los socialistas de anticonstitucionales».

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario