Manuel Valls ha repetido en más de una ocasión que él no es el candidato de Ciudadanos, pero lo cierto es que este partido va a tener un peso determinante en su lista para las elecciones municipales en Barcelona. De los diez primeros nombres de la candidatura, la mitad son de la formación naranja. 

Valls ha dado a conocer este jueves los nombres que faltaban para completar su lista en un acto en la Rambla de Catalunya. A las incorporaciones ya conocidas de la diputada de Ciudadanos Mariluz Guilarte, como número 2, y de la consejera de distrito Noemí Martín, como número 8, se le suman ahora los actuales concejales del partido en el Ayuntamiento Paco Sierra y Marilén Barceló (de 6 y 7, respectivamente) y Julia Barea (10), consejera del partido en Ciutat Vella. 

Ciudadanos, el partido que ha dado apoyo al expresidente francés desde que desembarcó en Barcelona, copa de esta forma una parte importante de los puestos de salida de una candidatura a la que las encuestas dan entre 7 y 8 regidores. En los últimos meses, además del partido naranja, Valls ha conseguido integrar a las formaciones UPyD y Lliures (escisión no independentista de Convergència).

Para evidenciar la pretendida transversalidad de su candidatura, Valls colocó a un exsocialista como Celestino Corbacho de número 3 y a una ex de Unió, Eva Parera, de 4. Un perfil similar al de estos dos es el de Òscar Benítez, actual director de Seguridad de la empresa pública Transports Metropolitans de Barcelona (TMB). Militante del PSC hasta 2016, Benítez es ahora miembro de la ejecutiva de Lliures. 

Entre los diez primeros puestos figura también, de 9, el consultor de comunicación y tertuliano Fernando Carrera. En el número 12 figura Carlos Rivadulla, presidente de Empresaris de Catalunya (presidida hasta hace poco por el candidato del PP en Barcelona, Josep Bou), y en el 21, la escritora y ensayista Núria Amat. 

Deja un comentario