La necesaria reforma fiscal integral

Javier F. Ferrero
Director de Contrainformacion.es y Nuevarevolucion.es


Nuestro país necesita una reforma fiscal integral para recaudar mejor, más y de manera más justa. Es indispensable que al menos se redoblen los recursos para mejorar la lucha contra el fraude fiscal, se investigue y sancione la ingeniería fiscal instaurada en las empresas para evitar pagar impuestos de una manera justa y se limiten las exenciones y bonificaciones quien realmente lo necesite.

Es de conocimiento general, asimilado de forma inexplicable por la sociedad, que en España tenemos un grave problema de economía sumergida y fraude fiscal, como así lo reflejan los estudios y estimaciones efectuadas al respecto, tanto nacionales como internacionales, que lo sitúan en una horquilla que oscila entre el 20 y el 25 % del PIB.

A menores ingresos, menores prestaciones sociales, en especial menos se podrán dedicar a sanidad, educación, pensiones, cobertura por desempleo o servicios sociales. Además de lo defraudado, la corriente más liberal de la economía también hace su trabajo y desarrolla discursos sobre el ideal de pagar menos impuestos, populistas palabras que calan fácil en la ciudadanía. Se olvidan, probablemente de forma interesada, de la segunda parte de la ecuación, ya que al ingresar menos y limitar los presupuestos que cubran las necesidades básicas del pueblo, se maximiza la oportunidad de hacer crecer los planes de pensiones, sanidad y la educación privada, etc.

El Consejo de Ministros ya ha aprobado un tipo impositivo destinado a disuadir a los inversores de que realicen operaciones con fines meramente especulativos (el Impuesto a las Transacciones Financieras) y un tributo a los servicios digitales (la Tasa Tecnológica). Ambos son impuestos justos y necesarios.

Pero estas medidas no son suficientes. En España, la presión fiscal es del 37,9%, frente al 44,8% de media en la UE, recaudando de esta forma 80.500 millones de euros menos. Necesitamos la implicación de todos los niveles de la sociedad para cambiar esto, medidas concretas que mejoren la recaudación y minimicen el fraude.

 

Medidas concretas

Revisar y sancionar el uso de instrumentos financieros y societarios (ingeniería financiera) que sirven para eludir, actualmente de forma legal, el pago de impuestos.

Creación de un nuevo impuesto para las viviendas vacías de las Entidades Financieras para evitar actuaciones especulativas.

Limitar al máximo las exenciones, deducciones y bonificaciones, en el Impuesto de Sociedades. Especialmente las que afectan en la actualidad a los grandes grupos empresariales multinacionales. Quien más gana debe pagar más.

Establecer una imposición real sobre la riqueza, con carácter general, que integre todo el patrimonio de los contribuyentes e impulsar un tipo impositivo ampliado para los bienes de lujo.

En el IRPF, eliminar la tributación dual (con dos tarifas diferenciadas) que beneficia a las rentas del capital y castiga a las del trabajo. Hay que eliminar progresivamente la mayoría de deducciones fiscales, que favorecen más a los que más tienen.

Deja un comentario