Un nuevo informe de la FAO pone de relieve las múltiples contribuciones que hace el sector de la ganadería mundial: Transformar el sector ganadero con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (“World Livestock: Transforming the livestock sector through the Sustainable Development Goals”), el debate en torno a la producción ganadera se ha centrado en gran medida en cómo el sector puede producir más para satisfacer la creciente demanda de productos animales y alimentar al mismo tiempo a una población mundial en aumento, a la vez que se reduce su huella ambiental.

Si bien ese es un objetivo que merece la pena, el nuevo informe de la FAO aboga por un enfoque más amplio y ambicioso.

Con la reforma del sector ganadero para apoyar mejor la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, podría lograrse una mayor gama de beneficios -entre ellos una mejora de la seguridad alimentaria y nutricional-, que se extienden también a otros ámbitos, como el acceso a la energía, la igualdad de género, la mejora de la gestión ambiental y el fomento de la paz y la estabilidad.

Tras señalar que “incluso las sociedades posindustriales más modernas siguen siendo muy dependientes de los animales para la seguridad alimentaria y nutricional”, el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, aseguró que el sector ganadero posee una “importancia permanente” y que “puede desempeñar un papel clave en la mejora las vidas de millones de personas” al proporcionar alimentos, empleos e ingresos, resiliencia y oportunidades económicas.

Para que todo esto pueda ocurrir, es necesario abordar una serie de interacciones complejas”, señaló, añadiendo que “la competencia por la tierra para la producción de piensos puede limitar la disponibilidad de recursos para producir alimentos” y que “promover un sector más competitivo a través de mayores niveles de concentración del mercado puede obstaculizar la capacidad de los pequeños productores para participar en los mercados”.

Existe también la necesidad urgente de detener el uso indebido de antimicrobianos en la cría de animales”, advirtió el Director General de la FAO, quien se refirió al papel del uso de los antibióticos en el aumento de microorganismos peligrosos resistentes a los antimicrobianos.

Abordar estos desafíos requerirá que los países examinen con atención sus sectores ganaderos nacionales y desarrollen políticas adaptadas a las circunstancias locales y diseñadas para promover un crecimiento equitativo.

En particular, se necesitarán medidas para capacitar a los productores en pequeña escala y garantizar que sean protagonistas y beneficiarios del crecimiento continuado del sector ganadero.

Deja un comentario