80Shares

Feminismos

Es sábado por la mañana. Huele a café recién hecho en la cocina y el poco sol que entra por la ventana me da de lleno en la cara. Como cada mañana, me levanto y empiezo a trabajar. El periódico que estoy analizando hoy es de 1927. De octubre, para ser más exactos. ‘Si es usted feminista, lea La Voz de la Mujer’ – dice. Mata a su novia y luego se suicida en Tortosa – En Regues, un individuo llamado Manuel Franch Sabati, disparó contra su novia, agraciada joven de veinte años, un tiro de revolver, hiriéndola gravísimamente. Consumado el crimen, el agresor volvió el arma contra sí, suicidándose. El móvil del suceso fue la resistencia de la joven a reanudar las relaciones amorosas. 1927. Pero ya no me asombro.

Es sábado por la mañana. Huele a café recién hecho en la cocina y en un informativo cualquiera dicen que una mujer ha sido asesinada en Tenerife. Que es la primera víctima mortal de 2018. Que el asesino la mató delante de su nieta. La primera. Solo la primera.

Pero yo sé que no es la primera. Sé que es la número 946 desde que tenemos datos. Desde hace 15 años para ser exactos. Hombres que ya mataban en 1927 y mujeres borradas de la Historia. Y lo peor de todo es que yo sé, además, que no va a ser la última. Y no va a serlo porque nunca lo es. Nunca.

La banda terrorista ETA asesinó a un total de 829 personas en 43 años de actividad. Tenemos 946 mujeres asesinadas en quince años. Es decir, en 30 años, serán casi 2000. Y en 43 años, 2500. 2500 mujeres que no son suficientes para tomar medidas extraordinarias contra esta lacra. 2500 mujeres que no son suficientes para que los medios de comunicación dejen de dar voz a quienes hablan de denuncias falsas. 2500 mujeres con nombres y apellidos, proyectos de vida, entre las que solo se incluyen aquellas asesinadas por su pareja o su expareja.

 

Como si no te violaran por ser mujer. Como si la vida de las trans, las prostitutas, las compañeras de trabajo, las madres, o las hijas, importara una mierda.

En España se interponen al día 390 denuncias por violencia machista. Tres denuncias por violación. El año pasado aumentaron en un 20% las víctimas mortales. Las cifras son alarmantes y más aun su tratamiento. Un contador que se pone a cero cada 1 de Enero como si fuesen kilómetros y no asesinadas, relegando al olvido a las que vinieron antes. Una cifra de la vergüenza que, además, no refleja ni de forma aproximada lo que supone la violencia machista.

Mañana seguirán con sus campañas.

El 8 de Marzo querrán sujetar la pancarta.

El año que viene volveremos a poner el contador a cero.

Y así, una vez más, cientos de mujeres quedarán sepultadas en la Historia.

80Shares

Deja un comentario