La Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó la ausencia de poliomielitis por virus naturales (también denominados «salvajes») en la Región de África de la OMS después de cuatro años sin ningún caso.

Con este hito histórico, cinco de las seis regiones de la OMS —en las que vive más del 90% de la población mundial— están ahora libres de poliovirus naturales, de manera que el mundo está más cerca de lograr la erradicación mundial de la poliomielitis.

«Hoy estamos celebrando otro triunfo de la salud pública: la erradicación del poliovirus salvaje en África. Este es un logro increíble y un motivo ansiado de celebración», declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una reunión virtual de ministros de Sanidad africanos.

«Este será un tremendo hito para África. Supone solo la segunda erradicación de un virus en el continente desde la viruela hace 40 años. Ahora, las futuras generaciones de niños africanos pueden vivir libres del poliovirus salvaje», anticipó la directora africana de la OMS, Matshidiso Moeti.

El último brote de polio en Nigeria se declaró en 2016 en el noreste del país. «Gracias a los incansables esfuerzos de los gobiernos, los donantes, los trabajadores sanitarios de primera línea y las comunidades, hasta 1,8 millones de niños se han salvado de una parálisis de por vida», consideró la OMS en un comunicado.

Actualmente, más del 95% de la población de África ha sido inmunizada, lo cual era una de las condiciones que estableció la Comisión Regional de Certificación de África para poder declarar al continente libre de polio salvaje. El anuncio deja solo a la región del Mediterráneo oriental -que incluye el norte de África, Oriente Medio y Lejano Oriente- como la única con casos de la enfermedad en todo el mundo.

Sin embargo, el compromiso continuo de fortalecer los sistemas de inmunización y de salud en la Región de África es esencial para proteger los progresos contra la poliomielitis natural y hacer frente a la propagación de los poliovirus circulantes de origen vacunal (cVDPV2), que están presentes en 16 países de la Región. Los focos de baja inmunidad comportan que esas cepas sigan representando una amenaza, y el riesgo se magnifica por las interrupciones en la vacunación debidas a la COVID-19, que han hecho que las comunidades sean más vulnerables a los brotes de cVDPV2.

El triunfo de la Región de África de la OMS en la lucha contra la poliomielitis por virus naturales ha demostrado al mundo que es posible avanzar en la lucha contra algunos de los mayores problemas sanitarios mundiales. La Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis da las gracias a todas las personas, socios, donantes y países que ayudaron a conseguir este increíble logro.