Redacción Internacional

 

Según Alerta la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), el repunte de los enfrentamientos entre el Ejército y los rebeldes del país pone en peligro a miles de civiles y amenaza con dar al traste con el proceso de paz. “Un aumento de los enfrentamientos violentos en Unidad, Jonglei y Equatoria Central está teniendo un impacto devastador sobre miles de civiles y las agencias humanitarias que intentan dar la ayuda que las personas en estado de vulnerabilidad necesitan desesperadamente”, ha dicho en el comunicado.

David Shearer, representante especial de la Secretaría General de la ONU para Sudán del Sur y jefe de la UNMISS, ha afirmado que “civiles inocentes quedan atrapados en el fuego cruzado, incluidos muchas mujeres, niños y ancianos”. “Nuestros equipos sobre el terreno están informando de asesinatos, violencia sexual, incendio de casas, robo de ganado y saqueo en hospitales y escuelas”, ha asegurado.

Ya han ascendido a 1.100 los desplazados internos que se encuentran en las instalaciones, mientras que otro pequeño grupo ha llegado a una base de la ONU en Bentiu. Ha recordado que más de 30 trabajadores humanitarios han tenido que ser trasladados en las últimas dos semanas debido al incremento de la inseguridad, al tiempo que ha subrayado que la situación “contradice el acuerdo de cese de hostilidades firmado hace pocos meses”. “Pedimos a las partes en conflicto que abandonen las armas, pongan por encima los intereses de la población y trabajen juntas para construir una paz duradera”, ha manifestado Shearer.

En este sentido, ha argumentado que “el éxito de la próxima ronda de conversaciones (…) depende de que todas las partes se comprometan a detener los combates y acudir de buena fe”. “Los líderes políticos deben demostrar que están dispuestos a comprometerse y resolver este conflicto, que está causando un daño terrible a su pueblo”, ha remachado el jefe de la UNMISS.

Un tercio de los doce millones de habitantes de Sudán del Sur se han visto obligados a abandonar sus hogares, incluidos más de dos millones que han buscado refugio en los países vecinos. Naciones Unidas ha alertado en varias ocasiones de la posibilidad de un genocidio en el país, debido al cariz étnico que parece estar tomando el conflicto.

Deja un comentario