Una de cada cuatro personas que se encuentran desplazadas en el campamento de Al Hol, en la provincia nororiental siria de Al Hasaka, por la ofensiva contra los últimos reductos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Deir al Zur, es menor de 5 años, según la ONU.

“El campamento cuenta ahora con una población de 66.247 personas (19.216 familias), la gran mayoría mujeres y niños, incluyendo un 23 por ciento de menores de 5 años, y un 8 por ciento de embarazadas y madres lactantes”, detalló la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en un comunicado.

Hasta el 9 de marzo han registrado 113 muertos, sea de camino hacia Al Hol, poco después de llegar al campamento o tras su remisión, añadió el texto.

Dos de cada tres de esas 113 muertes son niños menores de cinco años que sufrían principalmente hipotermia, neumonía, deshidratación o enfermedades relacionadas con la desnutrición, según la OCHA.

Con la reanudación de la ofensiva contra la localidad de Al Baguz, el último enclave del EI en el este de Siria, “el número de nuevas llegadas hasta el 10 de marzo se ha reducido significativamente”, anotó y añadió que desde el 7 de marzo han sido trasladadas 4.000 personas a Al Hol, a unos 300 kilómetros al norte de Al Baguz .

La OCHA aclaró que ninguna de las familias está durmiendo al aire libre y han sido acomodadas, y señaló que existen negociaciones para expandir el campamento para acoger a 3.000 personas más.

Actualmente, unos 72 niños reciben tratamiento hospitalario por complicaciones debido a la desnutrición aguda y al menos 250 niños han sido identificados como no acompañados o separados, de los cuales 45 ya se han reunido con sus familias o tutores, según la OCHA.

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por kurdos que encabeza la ofensiva contra el EI, envían a las mujeres y niños a Al Hol, mientras que los hombres son separados y sometidos a interrogatorios, antes de ser destinados a centros de detención en lugares desconocidos.

La presencia de un gran número de civiles en el último reducto de los extremistas ha sorprendido a las FSD y ha ralentizado la ofensiva militar, que fue lanzada en un primer momento hace poco más de un mes.

En este periodo, las FSD han suspendido en varias ocasiones sus ataques para permitir la salida de los civiles, en su mayoría mujeres y niños.

Asimismo, miles de combatientes se han rendido y entregado, debido a la presión ejercida por las FSD y también a las órdenes de los líderes del EI, que habrían decidido dejar marchar a sus parientes y miembros heridos o incapaces de luchar hasta el final.

Al Baguz es la última localidad que está en manos del grupo radical, después de que haya perdido todos sus dominios en Siria, donde aún dispone de presencia en algunas zonas desérticas del centro del país.

De esta forma, el “califato” proclamado por el EI en partes de Siria y en Irak el 29 de junio de 2014 por Abu Bak al Bagdadi, se ha visto reducido a pocos centenares de metros en Al Baguz.

Deja un comentario