La Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) abogaron este jueves por que se mantenga el diálogo entre el Gobierno y los indígenas que iniciaron una protesta el pasado 11 de marzo.

Así lo expresaron las dos entidades en un comunicado difundido por la ONU en el que aseguran que «el diálogo es fundamental para la atención a las demandas sociales y es la única salida» y agregó que «el enfoque de derechos humanos siempre allana el camino hacia el fortalecimiento de las democracias».

Los indígenas protestan para reclamar al actual Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, que cumpla 1.300 acuerdos pactados con administraciones anteriores, lo que, según ellos, no ha ocurrido.

Además, la minga, como llaman a la protesta, ha pedido la presencia de Duque en el departamento suroccidental del Cauca, epicentro de las protestas, a lo que el jefe de Estado respondió que irá cuando las vías que mantienen bloqueadas como parte de sus manifestaciones sean despejadas.

Los dos organismos internacionales recuerdan que la «protesta social es un derecho humano y que esta siempre debe ser pacífica en todas sus manifestaciones y acciones».

Igualmente, dicen que el uso de la fuerza en manifestaciones públicas debe ser «excepcional y en circunstancias estrictamente necesarias conforme a los principios internacionalmente reconocidos».

También manifiestan su preocupación por la violencia que ha provocado ya la muerte de dos personas y heridas a otras más.

Algunas jornadas de la protesta han derivado en brotes de violencia, consecuencia de lo cual murió el policía Boris Alexander Benítez Leclerc tras recibir un disparo en el cuello. mientras que siete uniformados más han resultado heridos.

Además, un indígena falleció este martes en una de las protestas en Cauca luego de que las «Fuerzas Militares, Policía y Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios) arremetieron de manera desmedida contra las personas que se encontraban en el sitio», según denunció el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

Los organismos también expresaron preocupación por el ataque contra las instalaciones de CRIC, la Institución Prestadora de Salud (IPS) indígena en Popayán, capital del Cauca, así como contra el Comité de Integración del Macizo Colombiano (CIMA).

Recuerdan que los indígenas que conforman el CRIC y el CIMA «defienden derechos humanos de la población».

Los bloqueos de los indígenas, principalmente en la carretera Panamericana, que conecta gran parte de del país entre sí y que llega a Ecuador, han afectado a los departamentos de Cauca, Nariño, Valle del Cauca y Huila.

El Gobierno ha dicho que la manifestación indígena deja pérdidas diariamente por cerca de 1.200 millones de pesos (unos 381.859 dólares).

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario