La ONU prorrogó este martes por otros seis meses su misión en el Sáhara Occidental (Minurso), manteniendo la presión sobre Marruecos y el Frente Polisario para que sigan adelante con las negociaciones que iniciaron el pasado diciembre.

La medida, aprobada por el Consejo de Seguridad, da continuidad a la estrategia mantenida desde el pasado año por las potencias internacionales, que optaron por acortar los mandatos de la Minurso para presionar a las partes y desbloquear unas discusiones que llevaban años paralizadas.

En esta ocasión, la resolución propuesta por Estados Unidos salió adelante con 13 votos a favor y dos abstenciones, de Rusia y Sudáfrica.