La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha recibido 70 denuncias entre comienzos de abril y finales de junio de este año.

Un total de 43 denuncias involucran al personal de las Naciones Unidas; 24 se relacionan con el personal no directamente afiliado a la ONU que trabaja para los socios implementadores; y otras tres se relacionan con fuerzas internacionales no pertenecientes a las Naciones Unidas.

46 se clasifican como explotación sexual, definida como “cualquier abuso o intento de abuso de alguien en una posición de vulnerabilidad, de una diferencia de poder o confianza con fines sexuales, que incluye, entre otros, el beneficio monetario, social o político de la explotación sexual del otro“.

Otros 18 se clasifican como abuso sexual, definido como “la intrusión física real o amenazada de naturaleza sexual, ya sea por la fuerza o bajo condiciones desiguales o coercitivas“.

Otros seis fueron clasificados como “otros“, o de naturaleza desconocida.

De estos 70 incidentes denunciados, 27 tuvieron lugar este año, nueve en 2017, cinco en 2016, 10 en 2015 y dos presuntamente ocurrieron en 2014. Se desconoce la fecha de 17 denuncias.

Las mujeres y las niñas son las que más sufren. Según las cifras presentadas, de un total de 84 víctimas denunciadas, 46 son mujeres, 17 son niñas (menores de 18 años) y 12 son mujeres cuya edad se desconoce. Además, un niño (menor de 18 años) y cinco hombres de edad desconocida también se encuentran entre las víctimas.

De los 88 supuestos perpetradores, 80 son hombres, con cuatro mujeres y otras cuatro personas cuyo sexo es desconocido.

Deja un comentario