La ONU dijo este miércoles que sigue trabajando para tratar de desatascar la implementación del acuerdo alcanzado entre el Gobierno de Yemen y los rebeldes chiíes hutíes para retirar fuerzas de la ciudad de Al Hudeida, un paso clave para tratar de poner fin a la guerra en el país.

A puerta cerrada, el enviado de la ONU, Martin Griffiths, informó de los últimos desarrollos al Consejo de Seguridad, sin dar cuenta de ningún avance concreto, señalaron fuentes diplomáticas.

Según el portavoz Stéphane Dujarric, Griffiths dijo a las potencias que la ONU “sigue trabajando con las partes para hacer del redespliegue en Al Hudeida una realidad”.

Al Hudeida, controlada por los hutíes, es una provincia situada en el oeste del Yemen y a orillas del mar Rojo, que está asediada por las fuerzas yemeníes y emiratíes desde el pasado junio y que constituye la principal vía de entrada de comida y otros productos básicos para buena parte del país.

El Gobierno y el movimiento rebelde chií pactaron el pasado diciembre en Estocolmo una tregua en la zona, como paso previo a una retirada de todas las tropas de la ciudad de Al Hudeida y otros puntos clave.

Ese segundo movimiento, sin embargo, sigue sin cristalizar, pese a un compromiso alcanzado a mediados de febrero que dio esperanzas a Naciones Unidas.

Según el embajador alemán ante la ONU, Christoph Heusgen, en el Consejo de Seguridad hay “frustración” por la falta de progresos, pero consenso sobre la necesidad de continuar por esta vía.

“Está claro que no hay más alternativa que continuar el proceso y usar todos los canales que tenemos para que las partes lo implementen”, dijo Heusgen a los periodistas tras la reunión.

El Consejo de Seguridad tiene previsto volver a discutir la situación en Yemen el próximo martes, una reunión en la que podría discutir algún tipo de acción para romper el bloqueo.

Algunos países como el Reino Unido, que ha respaldado a la coalición árabe que combate e los rebeldes, han advertido de que hay un verdadero peligro de que el alto el fuego negociado en Estocolmo “muera” si no hay avances.

En una visita reciente a la zona, el ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, consideró “vital” la retirada de los hutíes de Al Hudeida.

El conflicto armado en Yemen se desató en 2014, cuando los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, ocuparon Saná y otras provincias del país.

La contienda se recrudeció en 2015 con la intervención de la coalición militar liderada por Arabia Saudí e integrada por países suníes a favor de las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

La guerra ha causado la mayor crisis humanitaria en todo el mundo, según la ONU, con un 80 por ciento de la población (24 millones de personas) necesitadas de asistencia y protección.

Deja un comentario